Francia. Segunda oleada de recortes para conservar la triple A y ahorrar 8.000 millones

Los recortes también han llegado a Francia. El pasado mes, el ministro de Finanzas, François Fillon, anunció nuevas medidas de ahorro, las segundas en menos de tres meses. El objetivo de Nicolas Sarkozy es aligerar el gasto en 8.000 millones de euros. Esta cantidad se suma a la acordada en el plan de agosto que busca recaudar 12.000 millones en dos años.

Las medidas anunciadas para conservar a toda costa la tan ansiada triple A se basan en una subida de impuestos y en el recorte del gasto público. Las pretensiones de la economía gala es evitar que la ralentización afecte aún más a su economía y todo ello después de que la Comisión Europea estimase que en 2012 su crecimiento se situará en 0,6%.

Una de las iniciativas más sonadas fue el incremento efectuado en el IVA reducido que pasa del 5,5% al 7%. Las subidas también se han trasladado al impuesto de sociedades mientras que el sistema de la seguridad social ha sido testigo de nuevos recortes.

La elevada exposición a la deuda periférica hizo que la agencia Moody's pusiera en revisión la calificación gala y los presupuestos para 2012 serán "unos de los más austeros que haya conocido Francia desde 1945", aseguró Fillon. Todo esfuerzo es poco para cumplir con los objetivos de déficit y reforzar la confianza en la economía.