Dañaría su negocio en China

General Motors vuelve a rechazar la venta de Saab a inversores chinos

El gigante norteamericano aún posee acciones preferentes en la marca sueca y acuerdos para proporcionarle tecnología. El responsable de la matriz de Saab afirma qie "siempre hay un plan B".

China parece ser la tabla de salvación para la errática Saab, pero General Motors no parece dispuesta a darle facilidades. La compañía americana, aún con poder sobre la sueca, se niega a que esta sea adquirida por inversores chinos, entre ellos un banco chino. Según defiende uno de sus portavoces, ello dañaría la posición competitiva de GM en el mercado chino, dado que la tecnología que proporciona a los vehículos Saab podría ser copiada por otros fabricantes chinos.

Swedish Automobile, matriz de Saab, aún está en conversaciones con Youngman, pero según las últimas informaciones, no así con Pang Da. En su lugar, un banco chino podría estar dispuesto a aportar capital, . La aportación de Youngman en esta nueva propuesta se habría reducido a la transmitida de forma conjunta con Pang Da, y una serie de acciones de Saab serían adquiridas por una sociedad propiedad de dicho banco.

De momento, el acuerdo está bloqueado y pone aún más en peligro la viabilidad de Saab, toda vez que GM se niega a la entrada de inversión china en su estructura.