También aprobará los 'condoteles'

Baleares da luz verde a la construcción de viviendas en antiguos hoteles

Cambios en la política turística de Baleares. El borrador de la Ley General Turística permite el cambio de uso de hotelero a residencial y abre la puerta a los condoteles, entre otras novedades.

Vista de algunos hoteles en Palma de Mallorca.
Vista de algunos hoteles en Palma de Mallorca.

El Gobierno balear sacó ayer a exposición pública el borrador de la nueva Ley General Turística de las islas. La norma entrará en vigor en la próxima temporada turística y sus principales objetivos son modernizar la oferta de Baleares, simplificar los trámites administrativos a empresarios y emprendedores y crear una seguridad jurídica que hasta ahora "ha brillado por su ausencia".

Así lo destacó ayer el consejero de Turismo y Deportes regional, Carlos Delgado, que presentó las líneas básicas de la nueva ley, la principal norma, por ahora, del nuevo Ejecutivo autonómico que preside el popular José Ramón Bauzá. Su intención, subrayó, es "dar un vuelco total" al turismo de Baleares con un texto "muy valiente y moderno" que impulsará una oferta renovada y de calidad, informa Efe.

La ley, por ejemplo, permitirá el cambio de uso en zonas turísticas consideradas maduras, con oferta obsoleta y, en casos concretos, por racionalidad urbanística. Así, se permitirá la construcción de viviendas de 90 metros cuadrados en antiguos hoteles, con una densidad máxima de una vivienda por cada 120 metros cuadrados de edificación y a condición de que se proceda a una reforma integral del edificio.

No obstante, prevé que se puedan permitir otras medidas de vivienda en casos excepcionales, como por ejemplo promociones de VPO.

Edificios catalogados

El texto recoge que se permitirá el uso turístico en los edificios catalogados, sea cual sea el tipo de suelo. Eso sí, siempre que exista un informe previo de la Administración competente turística y de la Administración correspondiente en materia de patrimonio. Por su parte, que en todo tipo de suelo rústico se podrán abrir establecimientos de turismo rural en las edificaciones ya existentes.

En general, se flexibiliza el principio de uso exclusivo incorporando los usos compatibles con el turístico en una misma parcela.

El borrador de la nueva norma crea la figura general de los "establecimientos turísticos compartidos" y, aunque no se menciona expresamente, da luz verde a los condoteles, lo que permitirá a un particular comprar una o varias habitaciones de un hotel de cuatro estrellas o más y disfrutarlas durante dos meses al año, como máximo, con los servicios que presta el alojamiento. El resto del tiempo será explotada como una habitación más.

De este modo, el establecimiento consigue dinero para su renovación y adquiere el compromiso de estar abierto durante un mínimo de ocho meses.

Persecución de las ofertas de alojamiento ilegales

Uno de los objetivos claros de la nueva Ley General Turística de Baleares es acabar con la oferta ilegal de alojamiento. Por ello se apuesta por un mayor control y un endurecimiento de las sanciones a través de una mayor cooperación interadministrativa.

El consejero de Turismo, Carlos Delgado, afirmó que el Gobierno balear va a ser "tremendamente duro" con la oferta ilegal y que las sanciones podrán llegar hasta los 400.000 euros, aproximadamente.

La ley también prohibirá que los turistas puedan sacar alimentos y bebidas para ser consumidos fuera de los establecimientos donde se hospeden.

Además, da cuatro años para regularizar plazas turísticas existentes antes de enero de 2012 y obliga a hoteles de menos de tres estrellas a modernizarse.