Se anticipa a vencimientos de 2012

Repsol cierra con éxito una emisión de bonos a cuatro años por 850 millones

Aprovechando una situación más favorable de los mercados, Repsol colocó ayer bonos por 850 millones a cuatro años y dos meses. Se anticipa así a los vencimientos de deuda que cumplen en febrero.

Repsol cerró ayer una emisión de bonos a cuatro años y dos meses por valor de 850 millones, según anunció por la tarde la petrolera en un hecho relevante en la CNMV. La emisión tiene un cupón asociado del 4,25% y un diferencial equivalente a 250 puntos básicos sobre el mid swap, señala la compañía. Esta va a solicitar la admisión a cotización de los bonos en la Bolsa de Luxemburgo.

Los bancos directores de la emisión, realizada al amparo del programa Euro Medium Term Note de la filial Repsol International Finance, han sido BBVA, BNP Paribas, Citigroup, CaixaBank, Deutsche Bank y JP Morgan.

Con esta operación, la petrolera se adelanta a los vencimientos de deuda que tiene previstos en febrero del próximo año, en un momento en el que el mercado parece ofrecer oportunidades para este tipo de operaciones, indican fuentes de la compañía. La deuda financiera neta de la petrolera, excluida Gas Natural Fenosa, se situó al cierre del tercer trimestre en 2.909 millones de euros (con la de su participada dicha deuda asciende a 6.900 millones). El ratio de endeudamiento, en el primer caso, es del 8,4%.

REPSOL 11,96 -2,77%

Aprovechando una situación más favorable de los mercados en la última semana, y tras detectar la existencia de demanda, la petrolera convocó ayer por la mañana en Londres a los inversores institucionales para sondear la posibilidad de emitir bonos. La mejora de los mercados de renta fija, después de que la prima de riesgo española haya caído en la semana hasta los 292 puntos básicos, animó a Repsol a romper la sequía de emisiones de deuda corporativa.

La compañía que preside Antonio Brufau también ha querido aprovechar la mejora de expectativas que han supuesto sus últimos descubrimientos de pozos petrolíferos, uno de ellos, de shale oil en Argentina, supone el mayor de su historia.

La incertidumbre ha provocado que este año -con datos al cierre de noviembre- haya caído hasta los niveles más bajos en seis años las emisiones de deuda corporativa de empresas europeas.

Según datos de la compañía, la demanda se situó 3,2 veces por encima de la oferta y los compradores fueron gestores de fondos de inversión, entidades financieras y compañías de seguros. Los demandantes procedían especialmente de Alemania (el 20%), seguidos de Reino Unido (14%); España (7%), Francia (6%) e Italia (4%).

La última recompra de bonos por parte de Repsol fue en octubre de 2009, fecha en que también amplió una emisión.

Un entorno más favorable para colocar deuda

En una semana clave para el futuro del euro y las deudas soberanas y con una mejoría sustancial de la prima de riesgo española (bajó a 292 puntos), Repsol cerró ayer una emisión de bonos en mejores condiciones que las últimas realizadas por grandes corporaciones españolas, efectuadas en una situación mucho más dura.

El pasado mes de octubre, Iberdrola y Telefónica, junto con Enel y Telecom Italia e Iberdrola, colocaron 4.600 millones de euros en bonos, con lo que cerraban un paréntesis de dos meses en el que los mercados no vieron ni una emisión de deuda de ninguna empresa de la zona euro. Con todo, las que se habían colocado hasta agosto se situaban un 32% por debajo del año anterior.

Las acciones de Repsol cerraron ayer en 22,890 euros, con un incremento del 1,44%, en línea con la evolución del Ibex, que subió un 1,72%, hasta los 8.705 puntos.