El presidente del Consejo remite a las capitales de la UE un documento previo a la cumbre

Van Rompuy propone un control centralizado de las emisiones de deuda

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, propondrá el jueves la centralización del control de las emisiones de deuda pública en la zona euro, para que cada Gobierno notifique con anterioridad el calendario y volumen de los lanzamientos de bonos que piensa realizar. La propuesta permitiría vigilar la evolución de la deuda de cada Estado para poder obligarle, llegado el caso, a recortar gasto o aumentar impuestos en caso de desviación presupuestaria.

Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo
Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo

La propuesta figura en el documento que Van Rompuy ha remitido hoy a todas las capitales de la UE, como preparación a la cumbre europea que se celebrará en Bruselas el próximo jueves y viernes. El control centralizado se podría aplicar mediante una simple reforma del Protocolo número 12 del Tratado de la UE, lo cual evitaría el engorroso proceso de ratificación en cada uno de los parlamentos nacionales. Por la misma vía expeditiva se podría incorporar al Tratado la obligación de adoptar constitucionalmente la llamada regla de oro, o compromiso de presentar presupuestos con equilibrio de gastos e ingresos. La reforma podría fijar también un calendario para que todos los Estados miembros alcancen el déficit cero.

Eurobonos

El documento de Van Rompuy plantea una segunda posibilidad de reforma más compleja y que requeriría un largo proceso de ratificación. Consistiría en la revisión de dos artículos del Tratado (48 y 136) y un Protocolo (el 14), para facilitar la aprobación de sanciones a los países con déficit excesivo y permitir la injerencia de Bruselas en la política presupuestaria de los países que no apliquen las reformas exigidas.

Esta vía parece coincidir con los acuerdos alcanzados el lunes en París por la canciller alemana, Angela Merkel, yel presidente francés, Nicolas Sarkozy. Ambas podrían combinarse.

El plan de Van Rompuy también plantea la posibilidad de recurrir a "cooperaciones reforzadas" entre los países del euro para armonizar políticas como la laboral, las pensiones, los sistemas de seguiridad social o, incluso, "una pragmática coordinación de medidas fiscales".

El documento aborda también el tema de los eurobonos, pero con muchísima cautela. Solo plantea "abrir, con una perspectiva de largo plazo, la posibilidad de avanzar hacia una emisión de deuda común en un proceso gradual y basado en criterios". El texto preparado por Van Rompuy tras consultar con todas las capitales insiste en que cualquier mutualización de la deuda debe estar supeditada "a un robusto marco de disciplina presupuestaria y de competividad ecnómica".