Buen gobierno

Apoyos que buscan cambiar la vida de la gente

Solo en 2010 la Fundación ArcelorMittal ha beneficiado a 9,2 millones de personas

Apoyos que buscan cambiar la vida de la gente
Apoyos que buscan cambiar la vida de la gente

El 5 de diciembre es la fecha elegida por la ONU para celebrar el Día Internacional del Voluntariado Corporativo. Y según un reciente estudio de la Fundación Adecco, las empresas que implantan voluntariado han crecido en un 40% en el último año. En el caso de la Fundación ArcelorMittal, el voluntariado corporativo es uno de los ejes fundamentales de su actuación a lo largo de los 30 países en los que está presente.

"Este día, desde que empieza a verse el sol en China hasta que se pone en la costa del Pacífico en México, los trabajadores de la compañía realizan una acción específica. En concreto, son unos 7.500 empleados que trabajan en unas 200 actividades de media", dice Felicidad Cristóbal, directora general de la Fundación ArcelorMittal. Rehabilitación de escuelas, centros deportivos, donación de sangre o reforestación de parques son algunas de las acciones que abarca este día. En total, sus trabajadores dedicaron 13.000 horas de trabajo a una acción voluntaria en 2010.

Pero este capítulo incluye otras iniciativas, como el concurso de tarjetas de felicitación por el año nuevo. También una conocida como minigrants, que consiste en la ayuda económica de hasta 5.000 euros que se concede a una ONG en la que colabora activamente uno de los empleados de la empresa. Por ejemplo, en 2010 se beneficiaron 73 ONG.

"Vamos a proyectos proactivos y no pasivos", señala Felicidad Cristóbal

Las Vacaciones solidarias es un programa mediante el cual los empleados pueden dedicar una semana de sus vacaciones colaborando como voluntarios en un proyecto de la fundación en un país diferente al suyo. Cristóbal pone en valor el hecho de que "se trata de proyectos que no son suyos. Se les paga el billete, la manutención o la estancia".

En este sentido, algunos de los proyectos realizados, con el asesoramiento de ONG, tienen que ver con la construcción de casas para gente necesitada en países como México, Macedonia, Argentina o Haití. Hasta la fecha, unos 100 trabajadores han participado en el mismo.

La fundación, que completa su línea de actuación con un programa de Ayuda de Emergencia, se centra en tres áreas de actividad, como son educación, salud y desarrollo de las comunidades. En cualquier caso, todas las iniciativas y proyectos en los que se embarca la fundación tienen un mismo denominador común: no deben ser asistencialistas. Y los beneficiarios en 2010 por la actividad de la fundación alcanzó a 9,2 millones de personas en todo el mundo.

Según Cristóbal, los proyectos en los que se participa tienen una misma línea: "No vamos a proyectos pasivos sino que nos dirigimos a otros que sean proactivos". Y explica muy claramente el objetivo: "No será la fundación la que resuelva los problemas, sino que esta se dirige a las personas. Nuestro objetivo es cambiar la vida de la gente, por eso no elegimos proyectos asistenciales. Queremos que sean responsables de su propia vida".

Contexto

Cristóbal cree que la época de "los veleros solitarios", en lo referente a las ayudas a las comunidades, se ha acabado. "Es necesario ponerse a trabajar conjuntamente".

Con respecto al momento de crisis actual, la directora general de ArcelorMittal recuerda que la fundación nació en 2007, "en un momento fantástico". Pero confiesa que 2012 será "el año más difícil para nosotros. Solventaremos el reto con imaginación".

Unas 550 iniciativas al año

La Fundación ArcelorMittal desarrolla unos 550 proyectos anualmente en 30 naciones. En los países ricos donde actúa, busca "que las iniciativas tengan un valor añadido, como ayudas a niños en situación difícil", explica Cristóbal.

En su opinión, una labor importante es identificar los retos que tiene cada país. "Cada uno tiene los suyos y la Fundación ArcelorMittal se adapta a ellos".