Incluía un gran casino

El Reino de Don Quijote decide en junta solicitar concurso de acreedores

El sueño de un macrocomplejo de ocio en Ciudad Real se desvanece.

Los accionistas de El Reino de Don Quijote decidieron ayer en junta de accionistas solicitar concurso de acreedores para la compañía, informaron fuentes cercanas al consejo de administración.

La inmobiliaria Gedeco Avantis y empresarios de la región idearon el proyecto empresarial de El Reino de Don Quijote a principios de este siglo, un complejo de ocio en Ciudad Real que albergaría un casino Caesars, hoteles de cuatro y cinco estrellas, campo de golf, balneario, centro comercial y centro de convenciones. Según sigue informando la empresa en su página de internet El Reino de Don Quijote generaría 7.000 puestos de trabajo directos en Ciudad Real y otros 11.000 indirectos en Castilla-La Mancha y supondría dos de cada 20 euros generados por la economía de Castilla-La Mancha.

El presidente del Consejo de Accionistas de El Reino de Don Quijote, Sergio Álvarez, aseguró ayer que han decidido solicitar la declaración de concurso de acreedores "no con el ánimo de dejar el proyecto, sino con ánimo de revitalizarlo y sacarlo adelante", dijo en declaraciones recogidas por Efe. Al término de la junta de accionistas, celebrada ayer en un hotel de Ciudad Real, Álvarez indicó que el proyecto sufre "la situación de la economía a nivel global y la situación de las compañías inmobiliarias" y en el momento actual "depende de la ayuda de las entidades financieras que están colaborando con el proyecto" además del ayuntamiento y los organismos públicos.

Deloitte, en su informe de auditoría de 2009 de El Reino de Don Quijote, último ejercicio presentado al Registro Mercantil por la compañía, señalaba que la sociedad "viene incurriendo en pérdidas significativas en los últimos ejercicios" y que a 31 de diciembre de ese año la empresa estaba "en proceso de estructurar la financiación necesaria" (estimada en 638 millones).

Junto con el Aeropuerto de Ciudad Real, también en concurso de acreedores, El Reino de Don Quijote es el mayor fracaso de la iniciativa privada auspiciada por la administración pública manchega de los últimos años.

Deuda millonaria con Ciudad Real

El Ayuntamiento de Ciudad Real suscribió un convenio con El Reino de Don Quijote por el que la compañía se comprometía al pago de 22,4 millones "en concepto de aportación suplementaria para garantizar la especial participación pública en las plusvalías generadas" y de otros 22,5 millones "en concepto de compensación monetaria sustitutoria por la reducción al 20% de la edificabilidad residencial destinada a viviendas sujetas a algún tipo de protección pública". En su memoria de 2009 la compañía admite que "no ha podido hacer frente" a los pagos. El Ayuntamiento de Ciudad Real no pudo ayer ampliar esta información. "Desde el primer momento todas las instituciones han entendido que El Reino era un proyecto sostenible", mantiene a día de hoy la empresa en su página de internet.