El Málaga compensa la inversión del jeque en acciones

Ampliará capital en 83 millones, su aportación en el último año

La junta general extraordinaria que el club de fútbol malacitano celebrará el 30 de diciembre, según publicaba ayer en el Borme, aprobará una ampliación de su capital por valor de 83 millones de euros, la mayor de su historia.

Esta cantidad corresponde a los créditos que la sociedad Nasir Bin Abdullah Group and Sons, mediante la que opera el dueño del club Abdullah Al-Thani, le ha concedido en el último año como parte de su plan de inversión y que compensará a través de su devolución en acciones por ese mismo valor.

Al-Thani, que adquirió algo más del 96% de la entidad en verano de 2010 por 35 millones de euros, cifra en la que se incluye la deuda que arrastraba el club en aquel momento, ya realizó una operación similar el año pasado, aunque en una cantidad inferior. Entonces compensó 20 millones, que sumados a la operación que se aprobará el próximo 30 de diciembre suponen que la propiedad del Málaga sea técnicamente 100% de la sociedad catarí.

Para su segundo año al frente del club, la propiedad ha apostado por un proyecto más ambicioso, gastando cerca de 60 millones de euros en fichajes, siendo escasamente superado por el FC Barcelona. De esa cantidad, 23 se corresponden al fichaje del español Santi Cazorla, la incorporación más cara de su historia. De momento se mantienen en puestos que dan acceso a competición europea, su objetivo para esta campaña liguera.

El tipo de ampliación que llevará a cabo el Málaga no es excepcional en el fútbol español. El club castellonense del Villarreal también compensó las aportaciones realizadas por su dueño, Fernando Roig, a través de la conversión de la deuda en acciones. En este caso, la ampliación pretendía elevar el capital del club de 600.000 euros a 138 millones, de los cuales 111 se cubrieron por la compensación de deudas contraídas con las sociedades de Roig. Del tramo restante, dirigido a socios del club, se cubrieron solo 50.000 euros, según confirmó él mismo.

En noviembre de 2006 el Málaga se acogía a la Ley Concursal, cuando militaba en la Segunda División, con una deuda declarada de 27 millones de euros. En 2008, ya en Primera, firmaba un plan de viabilidad a cinco años con el visto bueno de sus acreedores, y su entonces máximo accionista y presidente, el exfutbolista Fernando Sanz, establecía una política austera con el objetivo de asegurar la permanencia en la categoría, imprescindible dados los ingresos que supone. Con la adquisición por parte de Al-Thani, las deudas anteriores quedaron saldadas y la realidad del Málaga, transformada.

El jeque Al-Thani, pionero en el fútbol español

La adquisición del Málaga Club de Fútbol por el jeque Abdullah Al-Thani supuso toda una revolución en el fútbol español, al ser el primer inversor árabe que se hacía con la propiedad de un club del país.

La inversión foránea en el fútbol está mucho más extendida en la competición inglesa, en la que cerca de la mitad de los equipos están en manos de gestores extranjeros, y cuyo máximo exponente es el Manchester City. Frente a las suspicacias que levantó en los primeros meses, que cuestionaban la duración de la aventura árabe y el endeudamiento que esta podría dejar, el equipo de Al-Thani de momento cumple con lo prometido e insiste en un proyecto a largo plazo. La afición, ilusionada, elevó el número de abonados por encima de los 25.000, todo un récord.