Fitch rebaja el rating tras la revisión de la nota lusa

Los tres grandes bancos portugueses caen también en el bono basura

El jueves cayó la deuda soberana de Portugal y hoy le ha tocado el turno a la banca. Para la agencia Fitch, los tres grandes bancos portugueses tienen desde ahora la consideración de inversión especulativa.

La agencia de calificación crediticia Fitch ha rebajado la nota de solvencia de los bancos portugueses Caixa Geral de Depositos (CGD), Banco Comercial Portugues (Millennium) y Banco BPI, hasta BB+ desde BBB-, lo que equivale a considerar la solvencia de estas entidades como bonos basura. Todo ello, como consecuencia del recorte del rating de Portugal también al grado de inversión especulativa. En los tres casos la perspectiva es negativa, lo que anticipa recortes adicionales.

Asimismo, la calificadora de riesgos ha ratificado la nota de Caixa Economica Montepio Geral (Montepio Geral) y de Banco Internacional do Funchal (Banif) en BB y B, respectivamente. La perspectiva de ambas calificaciones es negativa.

Fitch señala que las entidades portuguesas cuentan a su disposición con un paquete de soporte público de 12.000 millones de euros en el marco del rescate pactado entre Portugal y la UE y el FMI.

"Las entidades necesitan fortalecer su capitalización, pero la flexibilidad para hacerlo es cada vez menor, particularmente por el debilitamiento del entorno económico y el probable empeoramiento de los ingresos y de la calidad de los activos", explicó la entidad.

Asimismo, Fitch precisó que las rebajas anunciadas reflejan el persistente difícil entorno de financiación, que posiblemente incrementará la presión sobre los perfiles de liquidez y financiación de estos bancos.