A través del Banco Central de Bélgica

Bélgica inyecta liquidez en Dexia

El colapso de Dexia ha llevado al Banco Central de Bélgica a inyectar liquidez a la entidad, a la espera de cerrar el acuerdo de garantías temporales en que también están involucradas Francia y Luxemburgo, informa Reuters

Mientras Francia, Bélgica y Luxemburgo negocian cómo proporcionar garantías tras el rescate de Dexia llevado a cabo en octubre por un importe de 90.000 millones de euros, la entidad se ha visto obligada a solicitar ayuda a corto plazo, es decir, liquidez, al Banco Central de Bélgica. Según Reuters, la entidad también estaría recibiendo dinero de los demás bancos centrales de los países donde tiene sucursales, incluida España.

Deixa volvería a salir al mercado para financiarse una vez que se confirmase el programa de garantías, según la misma fuente citada por Reuters. Los Gobiernos de Francia y Bélgica decidieron en octubre la partición de la entidad, dadas sus graves dificultades para obtener financiación por su ingente exposición a la deuda soberana griega.

Bélgica nacionalizará el cien por cien de la unidad belga de crédito al consumo. Según Financial Times, Bélgica aportaría 4.000 millones de euros a la citada división. Por otro lado, el banco público francés Caisse des Depots et Consignations (CDC) se quedaría con los créditos a la Administración pública gala por unos 700 millones.

El acuerdo también contempla la garantía compartida de créditos de riesgo por 120.000 millones de euros, respaldados por activos de Estados Unidos, Italia, Bélgica y España. Bélgica ofrecería garantías por el 60% de esos activos tóxicos y Francia, por el 40% restante. Otras fuentes añaden que la implicación del Estado belga en el rescate de Dexia estaría en línea con la participación del 63% que posee en el capital del grupo.

El de octubre fue el segundo soplo de dinero público para la entidad. Dexia ya recibió una inyección de capital público de 6.000 millones de euros a raíz de la crisis de Lehman, que se llevó por delante a otro gigante belga, Fortis. Además, Dexia recibió entonces garantías por 150.000 millones de euros, cubiertas en un 60,5% por Bélgica, un 36,5% por Francia y en 3% por Luxemburgo.