La nueva aerolínea iniciará sus operaciones a finales de marzo de 2012

Luis Gallego, consejero delegado de Iberia Express

Iberia ha nombrado a Luis Gallego, actual director de Producción de Vueling, consejero delegado de Iberia Express, la nueva filial de la aerolínea para el medio y corto radio, que iniciará sus operaciones a finales de marzo de 2012, anunció este jueves la compañía.

El nombramiento de Gallego al frente de Iberia Express es un paso más en la puesta en marcha de la nueva compañía, que ya ha solicitado el Certificado de Operador Aéreo (AOC) y la Licencia de Explotación de Transporte Aéreo ante la ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), desde que la compañía anunciara en octubre de 2009 la intención de lanzar una aerolínea de bajo coste.

El objetivo de Iberia Express es contrarrestar la competencia de las aerolíneas 'low cost' en las rutas de corto y medio radio desde su 'hub' en Madrid, además de aportar tráfico a las rutas de largo radio de su matriz, con la que compartirá códigos. La compañía asegura que el lanzamiento de Iberia Express no afectará a sus acuerdos con Air Nostrum y Vueling.

Gallego, de 42 años e ingeniero Superior Aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid y PDD, ha desempeñado desde julio de 2009 el cargo de director de Producción (COO) de la nueva Vueling, surgida de la fusión de la compañía original fundada en 2004 y clickair.

IAG 6,76 2,08%

Además, formó parte, entre 2006 y 2009, del equipo fundacional de clickair, compañía de bajo coste participada por Iberia y otros accionistas españoles que se fusionó con Vueling en 2009. Entre 1997 y 2006 desempeñó diferentes responsabilidades en Air Nostrum, culminando en la dirección de Mantenimiento de la aerolínea regional.

Según destacó la compañía, desde que llegó a la 'low cost', de la que Iberia controla el 45,85%, Gallego y su equipo han logrado "uno de los mejores estándares de puntualidad y regularidad de la aviación comercial española".

Sus funciones en Vueling englobaban la responsabilidad sobre operaciones de vuelo, instrucción, calidad y seguridad, mantenimiento y operaciones de tierra, con un total de 47 aviones y más de 1.600 empleados a su cargo.

Un paso más para su despegue

La nueva compañía, filial al 100% de Iberia, contará con una plantilla de 500 empleados -125 pilotos, 50 personal de tierra y 325 tripulantes de cabina (TCP)-, todos nuevas contrataciones y con una flota de 13 aviones, que pueden llegar a 40 en 2015.

Según informó Iberia en el marco del Día del Inversor, Iberia Express aportará unos ahorros de 100 millones de euros anuales de cara a 2015 y constituye uno de los pilares de las áreas específicas de mejora financiera previstas por el 'holding' resultante de la fusión Iberia-British, IAG.

El anuncio de la nueva compañía sembró los temores de los diferentes colectivos de Iberia, en medio de sus respectivas negociaciones de los convenios colectivos, lo que derivó en la inclusión de cláusulas y una serie de condiciones para los tripulantes de cabina (TCP) y el personal de tierra, vinculados a esta nueva marca, en el caso de que la nueva 'low cost' se lanzara.

Con los pilotos, con los que sigue negociando, no ha sido posible cerrar ningún acuerdo. Además, el Comité de Empresa de Vuelo de Iberia, en el que se integran los representantes de los pilotos y tripulantes de cabina (TCP) de la aerolínea, ya ha mostrado su rechazo a la creación de la nueva 'low cost' y decidirá a finales de este mes las medidas a tomar, entre las que no se descarta una huelga.

Los sindicatos temen que el "traspaso 40 aviones de corto radio a la nueva filial y la posibilidad de "reducir hasta 28 aviones la flota de largo radio" afecte al empleo, pese a que Iberia asegura que la creación de Iberia Express no supone una amenaza a los actuales puestos de trabajo, y piden garantías por escrito.