Marketing y organización de despachos profesionales

Mi vida profesional: ¿Qué quiero hacer de ella?

Por nuestra experiencia, son mayoría los profesionales que no asumen la responsabilidad de su vida profesional. ¿Por qué? Porque la mayoría carecen de un proyecto detallado de vida profesional.

La mayoría, y aquí incluimos a despachos de todas las dimensiones, no sabe a ciencia cierta hacia dónde ir y, los que lo saben, buena parte de los mismos desconoce cómo conseguir sus objetivos. La prueba es que en los diferentes sectores o mercados hay pocos despachos de referencia.

Hacer un plan de futuro, desde una visión realista de lo que somos y de lo que podemos llegar a ser, refleja el deseo de orientar el presente hacia el futuro a corto, medio y largo plazos. Reduce la incertidumbre respecto a lo que puede pasar sobre la base de lo que queremos que pase.

Después de un análisis de la situación del despacho en el mercado, el plan de futuro es necesario que responda a preguntas como "¿Qué queremos?", "¿Qué queremos hacer de nuestra vida profesional?", "¿En qué podemos marcar la diferencia?", "¿Cómo podemos crear un espacio propio en el mercado en el que nuestro despacho o empresa pueda ser la referencia?, "¿Cómo podemos alcanzar nuestros objetivos?", "¿Qué habilidades es necesario que adquiramos para subir niveles en el mercado?"

Hay que tener un enfoque propio en el mercado, en el que nos podamos concentrar para crear nuestras propias circunstancias. Tener un proyecto de futuro equivale a asumir la responsabilidad de la propia vida profesional y a afrontarla con la voluntad de convertir las dificultades en retos y en oportunidades.

Más información en Dominguez & Guiu