No despeja las dudas sobre el futuro de Rubalcaba

La Ejecutiva Federal del PSOE elige febrero para escoger al nuevo líder del partido

El secretario general de los socialistas y hasta ahora presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su comparencia ante los medios, ha anunciado que la tras la valoración de los resultados electorales la Ejecutiva Federal del PSOE ha decido celebrar el Congreso ordinario la primera semana de febrero.

Después de la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Zapatero ha comparecido ante los medios para comunicar la valoración de los resultados cosechados en las elecciones generales de 2011. De acuerdo a la línea mantenida ayer por el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha limitado a señalar la amplia mayoría del PP y el fuerte deterioro del respaldo popular "en un momento de gran tensión en los mercados financieros", eludiendo así cualquier tipo de responsabilidad.

Siguiendo la petición de ayer de Rubalcaba, la Ejecutiva ha coincidido en la necesidad de celebrar un Congreso ordinario previsto para la primera semana de febrero, pero no ha hablado de posibles candidatos a la secretaría del partido. Asimismo, tampoco ha despejado dudas acerca de quién será el responsable de enfrentarse a Mariano Rajoy en el debate de investidura, ni cuál será el futuro de Rubalcaba.

Zapatero ha valorado el esfuerzo realizado por la organización, los militantes y el candidato a pesar de que tal y como ha señalado "teníamos todo el viento en contra". El secretario general ha descartado un adelanto en el traspaso de poderes: "Los plazos están tasados", ha dicho. Eso sí, ha expresado su máxima disposición al diálogo y a la colaboración con Mariano Rajoy. "Somos conscientes de que la situación es complicada".

Con respecto a la relación con Rubalcaba, Zapatero ha sido concluyente: "La relación es estupenda; excelente relación". También ha considerado un "sinsentido" hacer un congreso extraordinario del PSOE cuando se está en plazos para hacer uno ordinario. En ese congreso, serán los militantes los que decidan cuál será el grado de renovación, ha señalado el jefe del Gobierno, sin querer entrar en posibilidades de candidaturas de consenso o un relevo general de cargos.

El todavía presidente del Gobierno ha admitido que el partido asume el resultado, "como no podía ser de otra forma", pero ha añadido que lo que más le importa al PSOE es que España "mantenga su solvencia" y que llegue la recuperación al país. Asimismo ha matizado que en "democracia los ciudadanos siempre tienen la razón".