Cierre de las Bolsas europeas

Llamativa resistencia

Viendo el desastre macro que vivimos a diario, con una Europa en llamas, uno podría pensar que las Bolsas estarían descontando bajadas muy duras. Pero no. Hoy de nuevo cerramos que ni fu ni fa... Una resistencia que empieza a llamar la atención, y que hoy daremos vueltas en este artículo por qué se produce.

En cuanto a la sesión en sí, mucha volatilidad. Hemos empezado asustados como siempre por los diferenciales de España e Italia. Pero posteriormente, como todos los días, entraba el BCE con compras de bonos españoles e italianos y las rentabilidades de España e Italia se alejaban mucho del peligro 7% y el spread español se volvía a meter por debajo de los 450 puntos, nivel muy peligroso, pues por encima Clearnet, la Cámara de Compensación, puede pedir más garantías.

No obstante hemos vuelto a caer desde máximos tras ver como Cameron y Merkel, mostraban un claro desacuerdo sobre cómo afrontar la crisis de la UE. Esto ha vuelto a poner inquietos a los mercados, y más cuando un periódico ha publicado comentarios de un ministro alemán diciendo que Alemania estaba valorando más default selectivos en Europa. Aunque tras leer el artículo completo, se ha buscado el titular, y no eran tan duras las declaraciones como parecía.

En suma, cierre semanal con la ceremonia de la confusión, pero con unas Bolsas que dan la sensación de que si hubiera alguna buena noticia que llevarse a la boca, de la crisis de la deuda, podrían reaccionar con fuerza al alza.

De momento, lo que hay que seguir mirando es más bien hacia abajo, ya que el futuro del mini del S&P 500 amenaza con romper el soporte 1.200, que sería muy peligroso. Ya se mueve por debajo de la media de 100 que le sirvió de referencia por debajo en el rango lateral.

En cualquier caso, sigue dando la sensación que en una situación tan grave como esta, la Bolsa está aguantando más de lo que parece. Incluso Wall Street lleva mucho lateral, y las instituciones sorprendentemente no están vendedoras. El euro no se desploma. ¿Qué pasa?

Yo creo que dos cosas.

Una, que hay muchísima gente exterminada de la Bolsa, o que se ha salido de la misma, además las prohibiciones de cortos limita mucho la operativa de coberturas de los hedge y se dedican a otra cosa.

Pero la segunda y más importante, es que realmente el mercado da la sensación de que está descontando que el BCE va a tomar las riendas.

Y esto se ve muy claro en una importante encuesta publicada por Reuters. Se ha realizado entre estrategas economistas especializadas en bonos de Europa y de EE UU.

Un 48% piensa que el BCE tomará medidas cuantitativas, que son muchos vista la postura alemana de no a todo.

La mayoría cree que esto sucedería máximo en marzo de 2012.

Hasta 25 de los 49 consultados creen que el BCE se convertirá en prestamista de último recurso, ofreciendo créditos de emergencia a los gobiernos.

Y lo que es más importante, 40 de 50 no esperan más rescates al estilo de Irlanda, Grecia o Portugal.

Creo que son unas cifras para reflexionar.

Si resumimos mucho la situación, tenemos:

1- Los países iba a decir de la periferia, pero ya no son de la periferia, digamos que España, Italia, Portugal, Irlanda, Bélgica, Francia y seguramente pronto Austria, y esos son demasiados países, deben tomar medidas de austeridad muy severas. Muchos de ellos, han vivido muy por encima de sus posibilidades, se ha despilfarrado.

Es un tema en el que no se puede aflojar.

2- Pero por otro lado, Alemania no puede seguir a todo que no. Es que es a todo que no. Es una política incluso de azuzar más a los mercados cuando más nerviosos están para que empeoren. Su idea es muy clara y además lo reconocen en público. Si no lo hacen así, los países antes citados podrían relajarse en la aplicación de medidas de ajuste.

En parte tienen razón.

Pero no la tienen en que están tensando demasiado la cuerda.

Para empezar Alemania tiene mucha deuda, mucha, demasiada, además tiene un sistema financiero que puede reventar como caigan los países de arriba, y su exportadora economía se vería muy dañada.

Pero sobre todo, está bien que se apriete a los deudores, pero todo tiene un límite en la vida. Si seguimos apretando todo va a estallar.

Además de más Europa, necesario, medidas de ajuste necesario, algo habrá que hacer para parar al mercado.

Por favor no caigamos en el error de volver a hablar de esos mercados perfectos que ponen a todos en su lugar. ¿Dónde estaban los mercados perfectos cuando Terra decían que valía tropecientos mil? ¿Dónde estaban con la estafa de Enron? ¿Dónde estaban con la subprime? ¿Dónde estaban dando PER de tropecientos mil a las punto.com en la burbuja? ¿Dónde estaban sacando a la libra del SME mientras Soros se forraban? Hay que estar en todo en el medio, los mercados no son perfectos, y a veces hay que espabilarse.

3- Con todo esto, es evidente que de una manera o de otra el BCE tendrá que intervenir antes de que todo se desintegre, la vía alemana funcionó bien en su particular caso de la reunificación y con el apoyo de muchos países, pero aplicada a la situación actual crea una situación que hace imposible que los deudores puedan pagar sus deudas. Hay que buscar un punto de equilibrio.