El banco malo de Mariano

Lo bueno de que las elecciones sean ya este domingo es que, por fin, podremos conocer los planes para la economía de Mariano Rajoy. El programa no es muy detallado. Y Rajoy tampoco ha ido mucho más allá, exceptuando la propuesta de ir a Europa a proclamar que "España es una gran nación".

Si el PP impondrá un ajuste draconiano o no lo veremos en breve. Desde mi punto de vista, sería un error imponer un plan de recortes incondicional, pues sería ahogar más una economía deprimida sin contrapartida. En otras palabras, no se debería aplicar si, a cambio, no hay un compromiso firme de los miembros de la UE (esto es, Alemania) y del BCE de apoyo a España. La austeridad per se no trae ningún beneficio a corto plazo, y cuando vivimos una depresión histórica, el equilibrio presupuestario debería estar en un segundo plano.

Pero el tema de hoy es otro. Alerta, la entrada de hoy es más larga de la cuenta. Luego no me lloren.

Montoro anticipó, con la ambigüedad habitual en campaña, los planes para crear un banco malo. En realidad, él dice que no es un banco malo, sino una forma de que "el Estado y los privados compartan los riesgos para movilizar todos los excedentes de vivienda de la banca". Vamos, que es un banco malo, porque ningún banco privado traspasaría voluntariamente sus activos de calidad a una entidad participada por el Estado. Creo.

El llamado banco malo tendría como activos, según lo apuntado por Montoro y lo que han pedido los promotores, principalmente casas y suelo procedentes de daciones en pago de promotores y viviendas embargadas. Mi compañera Ángeles Gonzalo informa hoy, además, de que el banco malo podría tener solamente suelo, mientras la banca se quedará con los inmuebles.

Solo en los bancos cotizados, estos activos suman 22.596 millones en casas, suelo y edificios a medio hacer, según esta información de Eduardo G. Ercoreca. El Banco de España intentó, con cierta timidez, que el sector redujese stock instaurando una provisión del 30% del valor contable de aquellos inmuebles con más de dos años en cartera. Pero eso no ha evitado que la banca siguera con la política de "patada a seguir", asumiendo más ladrillo en balance y refinanciando crédito a promotor para no subir la morosidad. Solo en los últimos trimestres se han apreciado esfuerzos por aumir más mora y empezar a sanear el balance.

Tenemos un banco malo con activos tóxicos (los de suelo son los más tóxicos de todo). El pasivo de este banco tendrá que ser, necesariamente, dinero público (ningún inversor querrá entrar), tanto en forma de deuda como de capital. La idea detrás de un banco malo es aislar al banco inicial (banco medio bueno) del lastre que suponen los activos tóxicos. Las previsibles pérdidas que acarrean estos activos limitan la capacidad de los bancos de pedir dinero prestado (no se fían de ellos), y ellos tampoco prestan.

El problema es que el banco malo consume dinero, mucho dinero, y lo tiene que poner el ciudadano. Por lo tanto, hay varias cuestiones fundamentales: el precio que se pone a los activos, las condiciones de la financiación y el control del banco malo. Los bancos, que no son tontos, saben que el valor de mercado del suelo y de determinados activos es extremadamente bajo; sin embargo, de los 22.596 millones en activos adjudicados de la banca cotizada en Bolsa (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Popular, Sabadell, Bankinter y Pastor), solo se han provisionado 7.193. En otras palabras, la banca se ha apuntado una depreciación del 31% para el conjunto de su cartera.

Este porcentaje subestima la pérdida de valor real; los activos que se adjudican los bancos son aquellos que el promotor no puede vender (o sea, los peores). Además, en el caso de las viviendas a medio terminar y del suelo urbanizable, la caída de precios es aún mayor. . El suelo urbanizable son las avenidas con farolas y papeleras que se pueden ver, por ejemplo, en Valdeluz, y el sector calcula caídas de precio del 50%. El valor del suelo no urbanizable, por su parte, es cero (o lo que pueda rentar de actividades agrícolas), puesto que cuando se vuelvan a hacer casas, se harán en las parcelas con farola antes citadas.

Por eso es clave cómo se realiza el proceso; cómo se hace la due diligence que valore los activos. Por decirlo llanamente: si la banca vende los activos al precio al que los tiene en sus libros, seremos los ciudadanos los que paguemos las provisiones que la banca no ha querido hacer en los últimos años.

Se puede admitir, por otra parte, que no se aplique el precio de mercado porque las condiciones son extremas; en este caso, las condiciones de financiación deberían reflejar el apoyo público, quizá en la forma en el que el primer FROB prestó dinero (al 7,5% de interés).

En cualquier caso, es una decisión de inmenso calado. No solo porque supone que el ciudadano iría a ayudar a lavar los trapos sucios de la banca. Los inmuebles adjudicados serían susceptibles de nacionalizarse, algo que será un tanto difícil de explicar a las decenas de miles de familias deshauciadas. Además, en un momento en el que los mercados ahogan a España, el banco malo supondrá más deuda y más déficit, pues habrá que dedicar al banco malo tanto préstamos como capital. Tendrá que estructurarse de forma que no se penalice a las entidades que peor gestión del riesgo inmobiliario han haecho, y el proceso de valoración de activos tendrá no solo que fijar precios adecuados sino también evitar posibles "esqueletos en el armario".

Tampoco hay que olvidar que los bancos que no han querido provisionar estos activos a precio de mercado presentan, habitualmente, beneficios millonarios, y que se revuelven cuando alguien menta los sueldos de sus ejecutivos. En otras palabras, no se pueden socializar pérdidas alegremente y sin imponer condiciones. Es más, por mucho que la idea del banco malo sea buena sobre el papel, la experiencia irlandesa no es muy alentadora.

De hecho, el NAMA (así se llama) se ha convertido en un saco sin fondo para el Estado irlandés, y si los borradores a este respecto que han circulado por el Banco de España no se han desarrollado es precisamente por el caso irlandés. El NAMA no ha conseguido vender la cartera de créditos, y supone para Irlanda una deuda adicional de 45.000 millones de euros (más los 35.000 gastados en recapitalizaciones). El respaldo a la banca fue la causa del rescate irlandés. Los mercados probablemente no sean muy benevolentes con el bono español si asumimos varias decenas de miles de millones de activos inmobiliarios depreciados.

Otra cuestión es que el banco malo se financie con ayuda externa, esto es, que España pida un rescate para poder rescatar a sus bancos. Pero conocidas son las condiciones bajo las que Europa suelta dinero para rescates y, una vez más, cabrá preguntarse si merece la pena este precio para rescatar a una banca que, disfrutando de ingentes beneficios, apenas ha provisionado el 30% del valor de los activos adjudicados.

La música contra la crisis hoy es particularmente merecida para el que haya llegado hasta el final del texto.

The Raveonettes. Love in a trashcan, 2005.

Sígueme (si quieres) en Twitter: Nuno_rodrigo5

Comentarios

Brillante, para nada largo. Inquieta la doble vara de medir, el libre mercado es sagrado, según y como. Que autoridad real tiene el Banco de España sobre el sector??, todavía no ha obligado a provisionar las avenidas con farolas y, como decimos en mi pueblo (vecinos de valdeluz), los "majanos" (monton de piedras o tierra sin urbanizar) del Banco. Una provision paulatina (ya llevamos tiempo perdido) en los balances anuales de los bancos reduciria los beneficios que se presentan y también los salarios de los ejecutivos asociados a esos beneficios (tendra algo que ver?).
Me uno a Juan: brillante. Para mí al menos es sumamente esclarecedor. Lo peor, que me extrañaría poco que por unos cuantos millones de euros de quítame de ahí esas larvas los que vienen renunciaran a poder alardear de cómo vuelven a dar crédito los bancos (si lo dieran) y cómo cumplen con el déficit suprimiendo de la dependencia para arriba y para abajo. Veremos.Salut.
Nada largo y brillante como siempre.Aunque ahora mismo tengo a mis compañeros consumidos por los rumores que Mariano Rajoy va a hacer lo que le mande Alemania en vez de coordinarse con Francia e Italia para establecer al BCE como un verdadero Banco Central..Necesitamos saber que rumores te llegan :) ¿Liquidez en el BCE a cambio de superplan de consolidación fiscal y depresión en España? ¿Rajoy a Alemania como discípulo?Los rumores sobre las intenciones de tomar el poder de Alemania en la prensa anglosajona son muy considerables...parece que tu post de ayer va a ser un clásico ¿sabes algo más...? que puedas decir, claro :)
¿Banco malo? ¡Pero no eran todos buenos! ¿En qué quedamos? Buen artículo, pero no es tan largo como pretende y se excusa el autor, porque es incompleto; lógico, serían necesarias páginas para aburrir a cualquier lector. Pensaré en voz escrita: (1) Cualquier activo inmovilizado (curioso que sea con UVE cuando inmueble es con BE) cuesta dinero y genera pérdidas (2) Hay que movilizarlo, lo que equivale en el caso que nos ocupa a venderlo (3) No se vende, porque no hay mercado comprador (4) No hay mercado comprador porque no hay precio (es elevado) (5) Y el comprador que podría necesitarlo no puede adquirirlo, porque no hay financiación (6) Para colmo, cuando los tenedores de los activos se ofrecen a financiarlo, incluso al 100%, resulta que tampoco hay comprador, porque la cuota es superior a los ingresos... con este último punto volvemos curiosamente al punto 4: EL PRECIO ES ELEVADO. ¿Círculo vicioso? Claro que sí. ¿Cómo romperlo? Fácil, pero nadie está dispuesto a hacerlo.
Gracias. Rumores hay un montón, desde intervención del BCE sorpresiva hasta línea de crédito del FMI el lunes 21, pero la verdad, salvo catástrofe inminente me extrañaría que Alemania o el BCE cambiasen su política sin un pacto en la eurozona a gran escala (incluyendo modificaciones del Tratado). Y no olvidemos que hasta, mínimo, finales de diciembre el presidente del Gobierno será Zapatero. Yo creo que no van a tomarse decisiones de calado y vienen semanas o meses muy complicados, durante los que habrá riesgo de que la zona euro estalle. Pero lo más probable es que, finalmente, alguien entre en razón. Ojo al calendario electoral alemán.Sobre Rajoy, ni idea. Me temo que haga bandera de una política autodestructiva e inútil como la austeridad a cualquier precio. No pasaría nada, por ejemplo, si retrasa un año el objetivo de déficit (mucho peor no se pueden poner los mercados). Pero, insisto, hasta finales de diciembre el presidente es Zapatero y él irá a una cumbre europea el día 9 (o por ahí). Digo yo que tendrán que hablar.
"No se pueden socializar pérdidas alegremente y sin imponer condiciones..." Si tengo que pedir una condición es que se cree el banco malo, es decir, que compramos esas tierras y suelos, sólo si pasan a ser propiedad social con derecho a uso inmediato y a estar gestionadas por la sociedad, directamente y sin intermediarios, legislando su uso por medio de asambleas y asociaciones no gubernamentales y las ideas que surgiesen alrededor de su posible uso comunitario, con el objetivo de hacer lo que el estado no está sabiendo hacer: solucionar los problemas de los grupos sociales más necesitados y debilitados por esta crisis.
Normas
Entra en El País para participar