La entidad pedirá al BCE aún más facilidades para obtener liquidez

Unicredit devuelve los miedos a la banca europea

Mario Draghi mantiene la barra liquidez de la banca, pero parece que ni siquiera eso es suficiente. El consejero delegado de Unicredit solicitará al BCE que amplíe el abanico de colaterales que acepta en sus inyecciones de liquidez, según Reuters.

Liquidez, liquidez, liquidez... Los bancos necesitan dinero para seguir funcionando, porque los vencimientos de deuda para el próximo año se les acumulan y los circuitos clásicos de la liquidez continúan completamente secos. El mercado mayorista de deuda está inaccesible para el común de las entidades y el mercado interbancario a corto plazo está en estado catatónico. En los últimos tiempos, ni siquiera las cámaras de contrapartida son un refugio seguro.

El Banco Central Europeo (BCE) se ha convertido en los últimos tiempos en el prestamista de último recurso para las entidades financieras. Jean-Claude Trichet anunció el 6 de octubre que volvería a sacar la artillería pesada para evitar tensiones de liquidez, al recuperar las subastas de liquidez a largo plazo. Y Mario Draghi reiteró en su debut del pasado 3 de noviembre que mantendría estas medidas excepcionales.

El pasado 26 de octubre el banco central inyectó 56.900 millones de euros a 12 meses, y el próximo 21 de diciembre hará lo mismo a un plazo de 13 meses. El dinero que presta a los bancos es ilimitado; es decir, les dará todo el importe que pidan. El único requisito es que le dejen una garantía a cambio, habitualmente deuda pública, pero también sirven otros tipo de activos, como las cédulas o las titulizaciones.

Pues bien, el consejero delegado de Unicredit, Federico Ghizzoni, solicitará al BCE que amplíe el abanico de activos que acepta como colateral para prestar dinero, según publica Reuters. Ghizzoni se encuentra hoy en una reunión de banqueros en Francfort.

Unicredit, el mayor banco por capitalización de Italia con un valor en Bolsa de más de 14.000 millones de euros, tendrá que hacer frente a unos vencimientos superiores a los 37.000 millones de euros el próximo año, según Bloomberg, y esta supuesta petición al BCE revelaría serios problemas de liquidez de la entidad.

De entrada, las entidades suelen disponer de la denominada "segunda línea de liquidez", constituida por activos descontables ante el banco central. El movimiento de Unicredit -no confirmado oficialmente-, implicaría que incluso tendría dificultades para recurrir al BCE. El rating de la entidad italiana ha sido puesto en revisión por la agencia de calificación Moody's, después de los resultados que publicó el lunes.

Los últimos datos del Banco de Italia desvelan que las entidades financieras del país tomaron prestados 111.300 millones de euros frente a los 104.700 de septiembre. Los cinco grandes bancos italianos, Unicredit, Intesa, Banca Montepaschi, Popolare y Ubi Banca acapararon el 61% del total de los recursos solicitados a la autoridad monetaria europea, el doble que en enero.

En España, las peticiones de dinero al BCE también han aumentado de manera sustancial en los últimos meses. En octubre, las entidades españolas pidieron 76.048 millones de euros de media diaria, un 9,7% más que en septiembre y un 80% por encima de los 42.227 millones correspondientes a mayo. En todo caso, la cifra es sensiblemente inferior a los 131.891 millones de julio de 2010.