Un total de 4.478 millones de euros

El BCE redujo drásticamente la compra de deuda pese a la crisis italiana

Durante la semana pasada, la autoridad monetaria redujo el ritmo de compra de deuda soberana a menos de la mitad que en la anterior: de 9.520 a 4.478 millones, pese a la crisis de deuda en Italia, cuya prima de riesgo superaba los 550 puntos básicos el pasado miércoles.

El presidente del BCE, Mario Draghi, en la sede de la institución monetaria.
El presidente del BCE, Mario Draghi, en la sede de la institución monetaria.

La cifra conocida esta tarde rompe con lo que preveían algunos analistas, que calculaban en un mínimo de 7.000 millones las compras de deuda soberana, que podían llegar hasta 20.000. Finalmente, el BCE adquirió 4.478 millones de euros, una cifra muy inferior a la de la semana anterior, que alcanzó los 9.500 millones, pese a la grave situación que vivió la deuda española y especialmente la italiana.

Durante la semana pasada, se rumoreó con una compra masiva de deuda por parte de la autoridad monetaria para rebajar los niveles en los que se situó la prima de riesgo italiana. El pasado miércoles, ésta cerraba en 552 puntos básicos, y el jueves en 510. Ello, según se desprende del dato, no significó que el BCE actuara directamente para calmar la tensión de la deuda, coincidiendo con la primera semana del italiano Mario Draghi al frente de la autoridad monetaria europea.

Con esta, ya son 14 las semanas consecutivas que el BCE interviene en los mercados secundarios de deuda desde que en agosto anunciara la reactivación de sus compras de deuda pública de países de la zona euro. Estas adquisiciones ascienden a 187.000 millones desde el lanzamiento del programa en mayo de 2010, de los que el 61,3% se han realizado desde el pasado 8 de agosto.

El BCE celebrará este martes una operación de drenaje de liquidez para neutralizar el impacto en los mercados de estas compras, para lo que ofrecerá depósitos a una semana al 1,25% a las entidades de la eurozona.

Draghi ya declaró en su primera comparecencia que el programa de compra de deuda soberana (SMP por sus siglas en inglés) sería temporal. Aunque éste continúa activo, lo hace a un ritmo inferior a lo que cabía esperar, teniendo en cuenta lo sucedido del cinco al once de noviembre, una semana que se saldaba con la salida de Silvio Berlusconi y de Yorgos Papandreu al frente de los gobiernos italiano y griego.

Hace dos semanas, durante los días en que el entonces primer ministro griego Yorgos Papandreu anunció un referéndum para aprobar las medidas impuestas por Europa, el BCE redobló los esfuerzos respecto a la anterior, adquiriendo 9.520 millones frente a los 4.000 anteriores.