Muy confidencial

Crece el malestar en el PSOE por las feroces críticas de la ex ministra Trujillo

Si hay algo de lo que no se le puede acusar a la ex ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, es que sea cínica o se dedique a criticar a sus oponentes a escondidas. Que no acató de buen grado su cese como ministra en 2007 fue público y notorio el mismo día en que hizo el traspaso de poderes a su sucesora en la cartera, Carme Chacón. Desde entonces y hasta ahora no ha parado de lanzar reproches y duras críticas a sus compañeros de partido y a sus colegas en la labor de gobierno. Fueron famosas aquellas declaraciones en las que dijo sin tapujos que solo se había llevado a cabo una verdadera política de vivienda cuando ella era ministra. También fueron memorables sus iras contra el ex titular de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, con quien fueron famosos sus enfrentamientos en las reuniones del Consejo de Ministros. En una entrevista a un portal inmobiliario dijo, en alusión al mandato de Solbes, "aquellos años hubieran sido un buen momento para acabar con la desgravación por compra de vivienda o para equiparar la compra con el alquiler". "Entiendo que el ministro de Economía tenía que presentar cifras económicas y la economía iba como la seda".

Quienes compartieron con ella responsabilidades de gobierno o fueron estrechos colaboradores suyos achacan estos reproches a su fuerte temperamento y a un mero "ataque de cuernos" por no haber sido incluida en las listas para las elecciones del 20-N, si bien algunos de los que trabajaron con ella aseguran que tras su marcha se hicieron muchas cosas mal, como cambiar la esencia de los contratos de la Sociedad Pública de Alquiler.

Las últimas críticas de Trujillo a su partido las ha motivado el presunto escándalo de corrupción por el que podría ser investigado el ministro de Fomento, José Blanco, sobre quien ha dicho que debería dimitir y también se ha referido en las tertulias a donde acude y a través de su cuenta de Twitter al vídeo del PSOE en el que se critica la gestión de la educación con imágenes de un niño rico y otra niña pobre acudiendo a sus respectivos colegios. "¿A quiénes se les ocurren estos errores?", se preguntaba recientemente desde su perfil de Twitter. En otro mensaje cuestionó incluso el lema de "Pelea por lo que quieres" que ha elegido el equipo electoral del PSOE para la campaña. "Pelea: ¿como los italianos? -comenta, en alusión a las bofetadas que se intercambiaron unos diputados italianos en el Parlamento-. Si no damos una".