COLUMNA

El núcleo de Netflix funde el valor

La historia de triunfo de Netflix se ha convertido rápidamente en algo más parecido a El síndrome de China. Como el desastre nuclear descrito en la película de 1979, el núcleo de la compañía, en lo que a ganancias se refiere, se está fundiendo.

Hasta ahora, Netflix ha sido cautelosa sobre la rentabilidad de dos divisiones que planeaba separar. Las nuevas cifras muestran que Netflix obtiene alrededor de 10 veces más de un cliente de DVD que un suscriptor de emisión online.

El futuro para Netflix estuvo siempre en el streaming. No hay razón para esperar un DVD en el correo cuando una película puede ser entregada instantáneamente en la televisión. Muchos suscriptores se quejaron cuando Netflix esbozó a principios de este año sus planes para dividir los dos negocios.

Netflix reconoce que podría perder hasta un 7% de sus suscriptores en emisión este trimestre. Peor aún, hasta 3,6 millones de sus 13,9 suscriptores de DVD podrían también escapar a final del cuarto trimestre. Netflix dice que el beneficio del alquiler de DVD en EE UU debería estar entre 177 y 192 millones y de 30 a 42 millones de dólares en streaming, a pesar de que hay el doble de compradores del servicio.

Un reciente aumento de precios sin duda agravaría la pérdida del tipo equivocado de clientes. Muchos optaron por la emisión solo para ahorrar dinero. Pero incluso Netflix admite que el DVD es un negocio en vías de extinción. El beneficio de la emisión podría crecer a medida que los suscritores se van sumando, pero el coste de la programación está aumentando y la competencia está siendo más fuerte.

La pequeña maravilla Netflix perdió más de un cuarto de su valor de mercado el pasado lunes, después de caer alrededor de un 70% desde su máximo en julio. La compañía aún cotiza alrededor de 20 veces las ganancias estimadas para este año. Después de la rebaja en las previsiones, Netflix todavía pedirá una valoración de primera calidad. Sin embargo, con su mayor fuente de beneficios evaporándose, las acciones de la compañía ya no la merecen.