Ignacio Izquierdo. Consejero delegado de Aviva España

"Hacen falta exenciones que incentiven el ahorro"

Lleva los mandos de Aviva España desde hace tres años tras pasar doce en el grupo Santander.

Ignacio Izquierdo insiste mucho en "la educación para fomentar el ahorro a largo plazo". Considera que si de verdad se "supiera lo que vamos a percibir en nuestro retiro, empezaríamos a ahorrar antes".

¿Cuál es la principal carencia de nuestro sistema de pensiones?

Nuestro sistema es bastante protector. Creo que hay que trasladar más responsabilidad a los ciudadanos porque tienen una confianza plena en que las pensiones públicas cubrirán todas sus expectativas y en el futuro puede que las coberturas varíen. Se debe avanzar en sensibilizar al ciudadano sobre la necesidad de ahorrar.

¿Qué opina de la última reforma de pensiones?

Las reformas han ido en la dirección adecuada aunque en algunos casos se han quedado cortas, como en los límites, en los vehículos o en la fiscalidad. Desde Aviva y Unespa creemos que son fundamentales los incentivos fiscales. No se puede pretender que el ciudadano ahorre a largo plazo cuando la fiscalidad es igual que a corto. Si se pretender fomentar el ahorro en previsión, no solo hace falta el diferimiento de impuestos, sino verdaderas exenciones, al igual que ocurre en muchos países de nuestro entorno, como en Reino Unido.

¿Por qué están tan poco desarrollados los planes de empleo?

Cuando hablo de fiscalidad también me refiero a incentivar a las empresas para que abran planes de empleo a sus trabajadores. Los planes de empresa son una pieza importante.

¿Qué tiene que ocurrir para que los españoles ahorren más?

Una labor muy importante es la educación y la sensibilización. Desconocemos lo que cubre la pensión pública y también si con la privada se ahorra para pipas o como un verdadero complemento. Incluso la gente próxima a la jubilación no es consciente del problema real que puede tener a la hora del retiro. Los ciudadanos ahorrarían más al saber qué cobertura recibirían con respecto a los ingresos. Esto sería más sencillo si en lugar de un certificado de vida laboral el contribuyente percibiera cada año unas proyecciones sobre lo que puede previsiblemente cobrar en el momento de su retiro.

La reforma de las pensiones, ¿no va a mejorar la información que reciba el ciudadano?

Está reflejado en la reforma pero hay que ver cómo se desarrolla en el reglamento. Esta información, conocida como cuenta nocional o única, es una realidad en los países nórdicos. En Japón, además de lo que va a percibir del Estado, se le informa de cuánto tiene ahorrado en sistemas privados. Es fundamental que conozca si va a haber un agujero entre lo que necesitará y lo que recibirá.

¿Qué vehículo es el más apropiado para ahorrar de cara a la jubilación, un fondo, un plan, una casa...?

Todos los instrumentos son válidos, pero responden a necesidades distintas. Todo el mundo entiende que vender un inmueble no es tan fácil como deshacer un depósito o un fondo y que un plan es fundamental a largo plazo.