Baja la calificación a 24 entidades

S&P rebaja el rating del sistema financiero italiano por la crisis de la eurozona

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha rebajado la calificación a 24 bancos e instituciones financieras italianas, así como al sistema financiero italiano en su conjunto, por las "renovadas tensiones" en los mercados de la periferia de la zona euro, especialmente en Italia, y por un empeoramiento de las perspectivas de crecimiento de la economía del país.

En un comunicado, S&P informa de que estas peores previsiones de crecimiento han conducido a un "mayor deterioro" del entorno operativo para los bancos italianos, que se enfrentan además a un incremento notable de costes de financiación por los elevados diferenciales de la deuda soberana italiana.

"Además, el aumento de los costes de financiación tanto para los sectores bancario y empresarial es probable que se traduzca en unas condiciones crediticias más estrictas y en una actividad económica más débil en el corto y medio plazo", explica.

En concreto, S&P ha recortado la calificación de 24 entidades, entre las que se encuentra Banca Monte dei Paschi di Siena (desde 'A-1' hasta 'BBB+'), Banco Popolare (desde 'A-' a 'BBB') y UBI Banca (desde 'A' a 'A-'). Al mismo tiempo, ha confirmado la calificación de otras 19 entidades como Intensa San Paolo o Unicredit.

En esta misma línea, la agencia de calificación crediticia ha bajado la nota al sistema financiero italiano desde el grupo '2' al grupo '3' dentro de su escala del uno al diez que mide la fortaleza del sector financiero en función del riesgo país, 'Bicra' por sus siglas en inglés (Banking Industry Country Risk Assessment).

Tras esta decisión, el sistema financiero italiano se encuentra en la misma categoría que el de países como Reino Unido, Austria y Chile. "El cambio en el 'Bicra' refleja los cambios en nuestra visión sobre los crecientes riesgos económicos e industriales a los que se enfrenta Italia y el impacto de los mismos en el sistema bancario italiano", añade.

Standard & Poor's no cree que el complicado entorno operativo actual sea "transitorio" y pueda revertirse esta situación fácilmente, y piensa que los costes de financiación para empresas y bancos italianos seguirán siendo notablemente más elevados que en otros países de la periferia, a menos que el Gobierno implemente medidas para mejorar el crecimiento y reduzca la carga de deuda en el sector público.

"En nuestra opinión, la rentabilidad de los bancos italianos podría descender en los próximos dos años, dado un probable aumento considerable de sus costes de financiación, la volatilidad en los mercados de capital y las reducidas perspectivas de crecimiento del crédito", agrega.