Descarta que haya una solución definitiva a la crisis del euro

Berlín enfría el optimismo sobre la cumbre europea

Varios mensajes desde Berlín han advertido esta mañana contra las "ilusiones" poco realistas de que la cumbre de la Unión Europea del próximo fin de semana suponga una solución definitiva a la crisis de deuda soberana de la zona euro.

La cumbre europea del próximo domingo 23, en la que los líderes de la UE negociarán los detalles del nuevo plan de rescate a la banca, centra todas las miradas de los inversores. Sin embargo, desde Berlín se ha querido enfriar esas expectativas. Tanto el ministro de Finanzas alemán como un portavoz de la canciller Angela Merkel han querido dejar claro que no habrá soluciones de un plumazo a la crisis de deuda y que se está trabajando en un plan a largo plazo.

Después de que el euro tocara máximo de un mes frente al dólar este mañana, por las expectativas de que los líderes europeos concreten sus respuestas en la cumbre del 23 de octubre, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ha señalado que tales expectativas para la cumbre no son realistas y que no saldría una "solución definitiva".

Por su parte, el portavoz de Angela Merkel, Steffen Seibert aseguró en una rueda de prensa: "La canciller ha señalado que las ilusiones que se han forjado de que este paquete implicara que todo quede resuelto y concluido el lunes no van a ser satisfechas".

"Son medidas importantes para trabajar a largo plazo que llegarán el próximo año y a las cuales deberán seguir nuevas medidas", agregó Seibert.

Después de que Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, prometieran en un encuentro bilateral el pasado 9 de octubre que darían a conocer un nuevo paquete integral de medidas contra la crisis, incluyendo un acuerdo sobre cómo recapitalizar a los bancos de Europa, las expectativas sobre la cumbre han ido en aumento. Asimismo, los mercados celebraron la determinación el presidente de la CE, José Manuel Durão Barroso, ante el Parlamento Europeo, de implementar la segunda oleada de recapitalización de los bancos.

Sin embargo, todavía no se ha definido la cuantía de los fondos que se tendrán que inyectar a la banca ni el modo en que se llevará a cabo.

Dado que los mercados y los medios exigen detalles, Seibert reiteró que Alemania y Francia habían acordado que sus conversaciones se mantendrían confidenciales "hasta el fin de semana, que está cerca, y que será cuando se darán las respuestas a algunas de esas preguntas".

"Las discusiones se llevarán a cabo internamente y entonces se harán públicas el fin de semana", explicó.

Schaeuble se reunirá con la comisión de presupuesto del Parlamento alemán el jueves, pero el portavoz ministerial no dará más detalles sobre lo que podría salir del encuentro del fin de semana respecto a la manera de incrementar el Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF).

"La pregunta de cómo los instrumentos del FEEF pueden ser usados más eficazmente o lo más eficazmente posible es tema de intensas conversaciones, pero no puedo comentar sobre modelos individuales", dijo el portavoz ministerial.