Exigirá una ratio de solvencia del 7%, lo que llevaría al suspenso a 17 firmas españolas

Europa pone a la banca entre la espada y la pared con más requerimientos de capital

La banca europea tendrá que reforzar su capital y elevar sus ratios al 7% como mínimo en el escenario adverso de los test de estrés, lo que llevaría al suspenso a 17 entidades españolas. La entidad encargada de todo el proceso será la autoridad bancaria europea (EBA).

La EBA va a tomar medidas para asegurarse de la fortaleza del sector bancario en Europa. Tras un rápido test de estrés que concluirá hoy, las entidades necesitarán unos 100.000 millones de euros de capital adicionales, según tres fuentes citadas por Reuters. "Se espera que un número significativo de bancos suspenda los test de estrés", ha asegurado una de estas fuentes.

El test de estrés publicado el pasado julio, en el que se examinaron 90 entidades europeas, fue criticado por no ser suficientemente exigente. La nota exigida de capital de primera categoría era del 5%, pero no aplicaba pérdidas significativas a las carteras de deuda griega. El actual test sí contabilizaría el valor de mercado a la deuda europea de países periféricos.

La definición de capital que se utilizará, sin embargo, no está clara. Puede que se defina según las directrices de Basilea III o se emplee alguna otra levemente menos exigente, denominada Basilea 2.5, según las fuentes.

En caso de que la exigencia se eleve hasta el 7%, utilizando los datos previos del test de estrés y con el actual valor de mercado de la deuda soberana, 48 bancos suspenderían el test y necesitarían un total de 99.000 millones de euros, según datos recopilados por Reuters Breakingviews.

Según esta misma herramienta, solo con aumentar del 5% al 7% las necesidades de capital (incluso sin el deterioro de otros parámetros) los resultados de los nuevos requerimientos para la banca española deparan muy malas noticias. Hasta 17 entidades suspenderían la prueba (siempre con los mismos criterios que se asumieron para las pruebas del verano). Bankia estaría a la cabeza de necesidades adicionales de capital (con 3.500 millones adicionales), en una lista en la que estaría acompañada por la CAM, Banco Popular, La Caixa, Novacaixagalicia, Sabadell, Pastor, Ibercaja y Bankinter, entre otros.

Los bancos griegos serían los más dañados por la decisión, de forma que el Banco Nacional de Grecia, Eurobank y otras cuatro entidades más necesitarían más de 30.000 millones adicionales. También Royal Bank of Scotland, Commerzbank, Société Générale, Deutsche Bank y Unicredit necesitarían inyecciones de capital.

En todo caso, los datos podrían variar, ya que algunas cifras de algunas entidades han cambiado significativamente respecto al cierre del pasado ejercicio, los datos con los que se llevaron a cabo los test publicados en julio.