El crédito de Banesto cae un 7% hasta septiembre

Unos resultados de mal en peor

Si los resultados de Banesto se desploman, ¿qué pasará con los del resto de los bancos medianos y cajas de ahorros que solo operan en España?. Conseguir beneficios se está convirtiendo en todo un reto de ingeniería para el sector financiero tras la falta de negocio.

Donde tenían que estar los brotes verdes no se ve más que desierto. La sequía, en este caso de financiación, se está llevando por delante todo posible asomo de recuperación económica. Banesto ha presentado hoy sus resultados trimestrales. Como siempre es el primer banco en marcar la tendencia en el sector, y es negativa.

El mercado esperaba unos resultados mejores, con caídas, pero no con desplomes. En los nueve primeros meses Banesto ganó 298,4 millones de euros, con una caída del 33,8%, lo que supone un descenso peor de lo esperado por los analistas. Y eso que es Banesto, una de las joyas de la corona del grupo Santander. Si analizamos los resultados del trimestre estanco (julio a septiembre) estos sumaron 11,6 millones de euros, frente a los 68,9 millones de igual periodo del año anterior. Y todo es susceptible de empeorar si la crisis se prolonga.

Y si la banca española va cada vez peor no tiene otra lectura que España va cada vez peor. Y si nos atenemos a los temores y explicaciones del consejero delegado de Banesto, José García Cantera, todo es susceptible de empeorar bastante más. Parece que la banca no ha llegado al fondo de su caída.

Una de las principales fuentes de ingresos de las entidades financieras es el crédito, y en el caso de Banesto, éste ha descendido un 7% sobre el año pasado. Y la tendencia a la baja seguirá. Cantera explicó que si no se tiene en cuenta el cierre del grifo al crédito inmobiliario el descenso sería del 5%. Un porcentaje más leve, pero igualmente nada consolador.

Cantera fue tajante al considerar que mucho más importante que lograr un acuerdo para recapitalizar a la banca es "solucionar el problema de liquidez y financiación...Hay que volver a la normalización para obtener financiación. Es necesario para que fluya el crédito en Europa y en España", insistió en varias ocasiones el primer ejecutivo de Banesto.

Aseguró que para conseguir solucionar este acuciante problema es fundamental recuperar la confianza entre las entidades, así como la confianza en el euro. Cree que pagar un sobreprecio de unos 300 puntos básicos (la prima de riesgos) en las emisiones de deuda es un coste altísimo aún, y así es difícil que el crédito fluya.

Ah, por cierto, las provisiones genéricas del banco están bajo mínimos como las del resto de las entidades financieras españolas. No hay colchón.

Cantera fue parco al explicar si el banco estaba o no dispuesto a participar activamente en operaciones corporativas. Reconoció que Santander ha presentado una oferta no vinculante por la Caja del Mediterráneo (CAM). Pese a ello, insistió en que el principal objetivo de Banesto es crecer orgánicamente. Algo que intentó justificar en varias ocasiones ante las innumerables preguntas sobre el tema de los periodistas. Lógico. El ideal del banco es crecer naturalmente, pero la realidad es que su balance ha descendido un 20% en un año pasado, lo que significa que va perdiendo influencia en el mapa bancario español, cuyas entidades van disminuyendo en número pero no así en tamaño. Cajas y ahora bancos están inmersos en procesos de reconversión con las fusiones como telón de fondo. El ejemplo más cercano es el de Popular y Pastor, en proceso de unión en estos momentos.

Por cierto, Cantera está en contra de que el nuevo Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) se use para recatar cajas como pretende el Gobierno. Cree que debe usarse para garantizar los depósitos de los clientes.