Según un informe de Bruselas

La vivienda en España subió un 155% con el 'boom' y solo ha caído un 22% con la crisis

Los precios de la vivienda se encarecieron en España un 155% durante el anterior ciclo de expansión económica (entre 1995 y 2007, a un ritmo anual del 8%) y solo han caído un 22% entre el estallido de la crisis financiera y el primer trimestre de 2011, según el informe trimestral de la eurozona publicado hoy.

Entre los países de la eurozona, solo Irlanda (con un aumento de precios del 172%) y Malta (157%) experimentaron una burbuja inmobiliaria más grande que la española. La caída de precios desde que se alcanzaron los máximos, en la segunda mitad de 2007, ha sido del 38% en el caso irlandés (la mayor de la eurozona) y del 11% en el de Malta. En España, el descenso acumulado es del 22%, según Bruselas, y se eleva al 24,1% según los datos de la tasadora Tinsa conocidos hoy.

El director general de Asuntos Económicos del Ejecutivo comunitario, Marco Buti, ha señalado que las hipotecas a interés variable, la elevada tasa de cobertura de los créditos respecto al valor de la propiedad y los incentivos fiscales para la compra de vivienda "parecen aumentar el riesgo de desequilibrios en el mercado de la vivienda".

Además, las políticas orientadas a fomentar la propiedad, especialmente entre la población de ingresos bajos, "pueden también tener un impacto negativo en la estabilidad del precio de la vivienda".

En su informe trimestral de la eurozona, la Comisión insiste en que "durante los meses del verano, la crisis ha alcanzado nuevos niveles de gravedad y urgencia, ya que han reaparecido peligrosos bucles de retroalimentación entre el riesgo soberano, la salud del sector bancario y la economía en sentido amplio".

El Ejecutivo comunitario confirma que durante la segunda mitad del año se producirá una ralentización del crecimiento en la UE y avisa de que "los riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento se han incrementado".

En este contexto, el mercado inmobiliario tiene todo en contra para recuperarse. Los precios siguen bajando, pero la falta de financiación y las expectativas de que el ajuste todavía no ha tocado fondo mantienen paralizadas las ventas -en agosto se hundieron un 38%-. Algunos expertos y muchos ciudadanos los precios todavía no han bajado lo suficiente, y el informe de Bruselas confirma que el retroceso acumulado desde el inicio de la crisis apenas es una séptima parte del encarecimiento registrado en la época del 'boom'.

Para el presidente de la patronal de promotores y constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, el precio de la vivienda ya ha experimentado un ajuste "importante" a lo largo de la crisis, de alrededor del 26%, y aseguró que en muchos casos los promotores ya no tienen más margen de rebaja.

Así lo indicó en declaraciones a Punto Radio, donde explicó que partiendo de las cifras oficiales, el precio de la vivienda ha descendido en torno a un 16% durante la crisis, a lo que habría que sumar un ajuste adicional de entre cinco y seis puntos porcentuales desde 2007 por el descenso de la inflación y la rebaja de cuatro puntos del IVA -del 8% al 4%-. Así, el ajuste total sería de aproximadamente el 26%. Además, Galindo indicó que este dato solo es una media aritmética que implica que el precio de muchos inmuebles ha caído más de un 40%.