Los bancos asumen pérdidas para aligerar sus carteras inmobiliarias

El ajuste de la vivienda no encuentra su suelo

Los técnicos creen que hasta que no mejoren las cifras económicas y fluya el crédito el sector seguirá en 'shock'

Una vivienda a la venta.
Una vivienda a la venta.

La crisis que asuela el mercado inmobiliario se retroalimenta. Esto es, ni se vislumbran brotes verdes ni se les espera a corto plazo. De esta opinión son cada vez más los expertos, los profesionales y, en suma, los ciudadanos. "Con noticias todos los días sobre lo que han bajado los precios de las casas, casi nadie compra, no tiene sentido", asegura Carlos Smerdou, consejero delegado de Foro Consultores. Si a esta circunstancia se le suman las malas perspectivas económicas y la escasez de crédito, el sector comienza a acostumbrarse a que cada mes se bata un nuevo mínimo histórico de compras.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer los datos relativos a agosto, que como son aquellas operaciones inscritas en los registros de la propiedad, corresponden a transacciones realizadas unos dos meses antes. En dicho mes apenas se vendieron 27.038 viviendas, un 38% menos que en idéntico periodo de 2010 y la segunda cifra más baja de la serie histórica que el INE inició en 2007. Solo en abril de este año se vendieron menos casas, 24.100.

Descensos en la costa

Por comunidades autónomas, lideran el ranking Asturias, con un descenso de las ventas del 57,9%, seguida de La Rioja (con el 57,17%), Galicia, con una caída del 55,6% y Murcia con el -52,3%. En el lado opuesto destaca el caso de Canarias, el único territorio donde el retroceso fue de un solo dígito, del 8,6%. Ceuta también es un caso paradigmático. En agosto se vendieron 25 casas, menos de una al día, lo que supone un aumento de nada más y nada menos que el 38,8%, ya que un año antes se lograron vender 18.

Más allá de los números, lo cierto es que todo ha empeorado. Como apenas hay promociones inmobiliarias en construcción, quienes se decanten por un piso nuevo tienen que desembolsar la parte del precio que no hipotecan de una sola vez y no disponen, como ocurría durante el boom, de entre 1,5 y dos años para hacer frente a los pagos al promotor.

Además, los bancos han desterrado la concesión de préstamos por el 100% del valor de tasación (salvo que estén destinados a casas de su cartera de activos). "Esto da como resultado que para una vivienda de 150.000 euros, el comprador ha de disponer de un ahorro previo de al menos 45.000 euros y eso no es tan sencillo", admite Smerdou.

Sobre cuánto tiempo más puede durar esta situación, los analistas reconocen que sería atrevido hablar de fechas, pero sí saben qué tiene que pasar para que al menos deje de seguir cayendo la compra de inmuebles. "Hasta que no mejore la confianza y fluya el crédito no hay nada que hacer, aunque lo mejor es hacer análisis por zonas porque en algunas ya ha vuelto la actividad constructora y en breve plazo la demanda superará la oferta", recalca Foro Consultores.

Los analistas también vinculan el parón del mercado con la proximidad de la cita electoral. Es de esta opinión, entre otros, el jefe de estudios de Idealista.com, Fernando Encinar, quien señala que esta crisis manifiesta la "urgente necesidad de revitalizar al sector". "A falta de descubrir en qué se materializarán las promesas electorales, solo la rebaja del precio por parte de los vendedores y un mayor dinamismo hipotecario pueden poner fin a la delicada situación del sector", sentencia Encinar. Sobre el papel que desempeña la banca, los expertos confirman que las entidades están ya asumiendo notables pérdidas en algunas operaciones para aligerar sus carteras

Los promotores vaticinan una segunda recesión

La compraventa de viviendas nuevas cerrará 2011 en un mínimo histórico de unas 150.000 unidades, según el G-14, el grupo de las mayores inmobiliarias del país, que considera que el dato de transacciones de agosto constata que el sector ha entrado en una segunda recesión. "No hay precedentes en otras recesiones anteriores de cifras similares en el sector, que va camino de perder este año otros 250.000 puestos de trabajo", aseguró a Europa Press el secretario general del G-14, Pedro Pérez.

Además, de cara al futuro, las inmobiliarias consideran que "tampoco se detectan elementos que permitan augurar un cambio de tendencia en el medio plazo". El grupo recuerda que la caída en las ventas se suma a la registrada en la construcción de nuevos pisos, en el empleo y en el volumen de crédito al sector. "Todo ello constituye un cuadro muy lúgubre", apuntó su secretario general. Según el G-14, la rebaja del IVA hasta el 4% para la compra de vivienda nueva anunciada en agosto por el Gobierno apenas contribuirá a "suavizar" las caídas y "no será suficiente para estabilizar la venta en un nivel similar al de 2010".

Así, estos promotores prevén que las compraventas de pisos nuevos continúen cayendo a corto plazo y que en todo el año apenas se vendan 150.000 unidades, lo que constituirá un mínimo histórico, y un importante descenso desde las 220.000 y 240.000 que se vendieron en 2009 y 2010. Ante el 20-N, solicita a los políticos "que vuelvan la mirada hacia el sector" y analicen la solución que se le ha dado en otros países. En su opinión, España se "habría ahorrado buena parte de la reestructuración del sector financiero si se hubiera dado al negocio inmobiliario todo el apoyo que este demandó desde el principio".

La cifra

38% es la caída anual que registraron las ventas de casas durante el mes de agosto, sexta consecutiva en este año. Apenas se compraron 27.000 pisos.