Las referencias a largo plazo son más altas, pero mucho más estables

Euríbor versus tipos a cinco años: ¿qué sale más barato en las hipotecas?

El Banco de España quiere sustituir el euríbor a 12 meses por un índice a más largo plazo para calcular las hipotecas. El supervisor propone aplicar el interest rate swaps (IRS) a cinco años. Los expertos ven como principal ventaja una mayor estabilidad en las cuotas, aunque sale más caro para el bolsillo.

La referencia hipotecaria más utilizada en España, el famoso índice euríbor a un año, podría tener los días contados. El Banco de España quiere abrir paso a otros índices alternativos a más largo plazo que no condenen las hipotecas a los súbitos cambios que sufre el euríbor. En concreto, el supervisor propone, amparándose en la Circular 8/1990, que las entidades financieras utilicen a partir de ahora el IRS (interest rate swap) a cinco años, un índice que refleja el precio del dinero a medio plazo sin prima de riesgo.

Bancos y cajas aplauden esta novedad. De hecho, fue la confederación de las cajas (CECA) quien sugirió la idea en el Congreso para mejorar el funcionamiento del mercado hipotecario, y la Asociación Española de Banca (AEB) la respalda. El sector financiero considera que tanto las entidades como los clientes saldrían beneficiados frente a los altibajos del euríbor. Además, parece lógico pensar que un préstamo como el hipotecario con una vida media de 22 años, según Estadística, esté referenciado a un indicador menos volátil y con más recorrido. La Asociación Hipotecaria Española (AHE), por su parte, dijo a Cinco Días no haber llegado aún a una conclusión sobre el asunto.

Pero la cuestión es: ¿qué repercusión tendrá en el bolsillo de los hipotecados? En realidad tiene sus pros y sus contras. Los expertos advierten que los tipos a largo plazo son más altos, lo que encarecería las hipotecas, pero coinciden en que su principal ventaja es que gozan de una mayor estabilidad.

En condiciones normales, el tipo de interés de la deuda a largo plazo se sitúa aproximadamente un 1% por encima del euríbor. Las tensiones en el mercado interbancario por la desconfianza ante los problemas de liquidez han acortado las distancias en los últimos meses, llegando a superar el euríbor a 12 meses al interest rate swap a cinco años en septiembre (2,067% frente al 1,95%). Pero la tendencia normal de la curva de tipos es que a mayor plazo, mayor coste de financiación.

"Debe tenerse en cuenta que el euríbor a doce meses es una referencia del mercado interbancario, ligada a la evolución de los tipos de interés a corto plazo. Esto conlleva una gran volatilidad que afecta a la cuota mensual a pagar por el prestatario", explicaba la CECA en la Comisión de Vivienda el pasado 21 de septiembre.

Santiago Carbó, catedrático de análisis económico de la Universidad de Granada, asegura que "el medio y largo plazo es algo más caro, pero también más estable". Opina que "el Banco de España busca una estabilidad en el tipo vinculado a las hipotecas, que no varíe tanto como el euríbor". Y añade: "el objetivo es que haya menos sorpresas desagradables para los hipotecados, y el IRS es más estable".

Nuria García, de Ahorro Corporación, recuerda que el 82% de las hipotecas en España revisan su coste en función de la evolución del euríbor, mientras que en países de Europa central y Estados Unidos se utilizan referencias a más largo plazo. "El IRS alinearía las hipotecas españolas con las de otros países", comenta. En teoría, "haría más estable el pago de las hipotecas, pero más caras", indica. "Las encarecería pero las dotaría de mayor estabilidad", asevera.

Valgan los siguientes ejemplos calculados por HelpMyCash.com para saber cómo afectaría el IRS a las hipotecas. Conviene aclarar que las hipotecas ya firmadas referenciadas al euríbor se mantendrían sin cambios, ya que el indicador no se va a dejar de publicar. Los préstamos vinculados al IRPH (para bancos, cajas y cooperativas financieras) deberán renegociarse, debido a que se va a suprimir oficialmente. En el caso de las nuevas hipotecas, serán las entidades financieras las que decidan si reemplazan el euríbor por el nuevo índice.

Primero, si el cambio se hiciera ahora, con el IRS a cinco años al 1,95%, por debajo de la tasa mensual del euríbor de septiembre, el índice que quiere incorporar el Banco de España saldría más a cuenta. Para una hipoteca media de 150.000 euros a 30 años, la cuota anual ascendería a 628,37 euros, frente a los 637,84 euros con euríbor al 2,067% más un diferencial del 1%. Segundo, si el cambio se hubiera hecho en abril de 2011, cuando el IRS estaba al 3,2% y el euríbor al 2,09%, con el mismo diferencial el pago anual sería de 733,53 euros en el caso del nuevo índice y de 639,71 euros en el caso del euríbor.