El Ibex sube un 2,68% tras las medidas anunciadas en su última comparecencia

Trichet encandila al mercado (por fin)

Comprará 40.000 millones de deuda bancaria y promete financiación ilimitada a largo plazo. Estas medidas anunciadas por el BCE se han convertido en el bálsamo que los mercados aguardaban. El Ibex ha cerrado con un ascenso del 2,68% que le ha situado en los 8.704 puntos.

Todos pendientes de Trichet. En una jornada cargada de citas, las miradas se han centrado en el último consejo de gobierno del presidente del Banco Central Europeo. El resultado ha sido claro: una de cal y otra de arena. Trichet no ha bajado los tipos a pesar de las presiones pero ha anunciado que inyectará liquidez en los bancos a largo plazo y les comprará bonos respaldados por activos, como las cédulas hipotecarias o territoriales, dos de las tres medidas que el mercado le exigía. Con esta decisión, allana el camino para que los bancos afronten el proceso de recapitalización sin problemas de liquidez.

El Ibex, en consecuencia, ha sabido aplaudir la decisión y ha subido un 2,68%, un ascenso que le ha situado en los 8.704 puntos. En el resto de Europa, las ganancias también han sido el denominador común. El Ftse de Londres se ha apuntado un 3,71%, el Cac de París ha recuperado un 3,41% y el Dax de Fráncfort lo ha hecho en un 3,15%. A media sesión, Wall Street registra avances del 1% en una jornada marcada por la muerte de Steve Jobs, cofundador de Apple.

En el mercado español, dos días después de que Dexia activara la voz de alarma al anunciar que era intervenida, el sector bancario se ha mostrado optimista. Santander ha sumado un 3,01% y BBVA se ha apuntado un 2,78%, mientras que otros bancos medianos como Bankinter y Sabadell se han revalorizado un 3,41% y un 1,78% respectivamente.

IBEX 35 7.378,20 1,07%

Además, el Tesoro ha vuelto a enfrentarse con el mercado de deuda y el resultado ha sido mucho más que esperanzador. El organismo ha conseguido colocar el máximo previsto a un tipo de interés más bajo. Esta positiva noticia, junto con la intención del Fondo Monetario Internacional de comprar deuda española e italiana cuando considere oportuno, ha contribuido a relajar las tensiones. En el mercado secundario, la rentabilidad del bono español a diez años se ha situado en el 5% y ha llegado a estar por debajo de este nivel durante gran parte de la sesión.

El euro, por su parte, se ha fortalecido frente al dólar y se cambia ya a 1,3424 'billetes verdes'.