Muy confidencial

BBVA y Santander ponen a más de 200 personas a escudriñar las cuentas de CAM

Bancos y cajas han comenzado a mirar con lupa las cuentas de Caja Mediterráneo (CAM), entidad intervenida por el Banco de España el pasado 22 de julio y cuya subasta arrancó el día 28 de septiembre con el cierre del plazo para la presentación de las ofertas no vinculantes.

Más de 22 entidades financieras se acercaron al banco colocador, Bank of America Merrill Lynch, para pedir el cuaderno de venta, pero el sector financiero espera que finalmente solo los tres grandes españoles presenten una oferta en firme.

A pesar de esta criba, en la que participará el Banco de España al seleccionar las propuestas que considere más interesantes y las entidades más solventes o con mayor capacidad para absorber CAM, los bancos que participan en el proceso no están dispuestos a que se les escape ningún detalle. Algo lógico si se tiene en cuenta que el pasado viernes el propio gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, calificó la entidad como "lo peor de lo peor".

Para evitar más sorpresas desagradables, después de que los actuales gestores (del FROB) hayan desvelado un riesgo inmobiliario que supera los 12.000 millones de euros, con más de la mitad calificados ya como morosos, BBVA ha puesto a unas 100 personas para que desmenucen las cuentas de la entidad alicantina, mientras que Santander cuenta con un equipo de entre 80 y 100 personas para este cometido. Se trata o bien de empleados de ambos bancos a los que se les ha encomendado este objetivo o bien fichajes de otros sectores, como expertos inmobiliarios.