Salida frustada a Bolsa

Loterías se topó con una baja demanda y la exigencia de un fuerte descuento

Los bancos colocadores desvelaron a principios de semana a Loterías que solo había capacidad para colocar en el mercado el 20% del capital y a unos precios que estaban por debajo de su valor en libros.

El presidente de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) explicó el viernes a los medios de comunicación los motivos que han llevado a la cancelación de la salida a Bolsa. Y lo hizo haciendo uso de su profesión, ya que es catedrático de Economía Aplicada por la Universidad de Valencia. Con rotulador en mano y pizarra, Aurelio Martínez desgranó los datos de la compañía y de la OPV.

Los informes iniciales de los bancos coordinadores -JP Morgan, Goldman Sachs, UBS, Credit Suisse, BBVA y Santander- daban una valoración a Loterías que se movía entre 20.000 y 30.000 millones. Alguna firma llegó a los 32.000 millones. Estas cifras bajaron considerablemente dos semanas después. El lunes pasado las entidades se reunían con la empresa y empezaron a explicar que el "ambiente inversor no era muy optimista y que solo había capacidad para colocar en el mercado el 20% del capital en lugar del 30%", declara Aurelio Martínez. "El miércoles, un día antes del registro en la CNMV, nos dijeron que la OPV se podía colocar a unos precios que se movían entre los 17.000 y 20.000 millones. Con esta valoración no había operación", señala el presidente de LAE.

El último rango que dieron los bancos se situaba por debajo del valor en libros de Loterías, estimado entre 20.600 y 23.000 millones. "Desde un primer momento mantuve que para mí la empresa valía unos 25.000 millones". Y en este sentido, Martínez reiteró que "el único motivo que paró la OPV fue el precio". "El riesgo de mercado no justificaba ninguna de las rentabilidades por dividendo exigidas", dijo. Se llegó a pedir un 12%, que dejaba el valor de la empresa en 16.200 millones, cuando la media del Ibex se sitúa en el 5,7%.

Con respecto a la postura contraria que ha mostrado el PP en todo el proceso, el presidente de LAE dijo que "aunque el ambiente político hubiera sido extraordinario no se hubiera vendido a esos precios". "No sé en qué medida ha podido influir en el subconsciente del mercado", añadió.

Por otro lado, reconoció que Loterías "era un producto que competía directamente con los depósitos". "Había bancos que estaban haciendo campaña activa con la OPV, otros no", dijo.

En cuanto a los costes en los que se ha incurrido, Aurelio Martínez dijo que en asesoramiento la compañía ha gastado sobre un millón y otros seis millones en publicidad.