El grupo prevé elevar dividendo a partir de 2013, cuando se estabilice la situación

Botín apuesta por España para impulsar a Santander en Bolsa

Emilio Botín, presidente de Santander, confía en España para alcanzar las metas de mejora de la rentabilidad que se ha propuesto el grupo. En pleno proceso de adjudicación de cajas controladas por el Estado, consideró que el mercado doméstico "traerá la sorpresa". El ejecutivo añadió que la retribución al accionista se incrementará a partir de 2013.

Botín apuesta por España para impulsar a Santander en Bolsa
Botín apuesta por España para impulsar a Santander en Bolsa

A tiro de piedra de la Abadía de Westminster, Emilio Botín se envolvió en colores rojigualdos. El presidente de Santander hizo el pasado viernes, en pleno centro de Londres, una defensa cerrada de las perspectivas de su grupo en España.

El ejecutivo hizo llegar un mensaje claro desde el corazón financiero de Europa. "Hemos alcanzado el suelo en España y creemos que 2012 será similar a 2011. A partir de 2013, esperamos que se normalicen progresivamente nuestras provisiones, morosidad y coste de liquidez", declaró en la segunda jornada del Día del Inversor que celebraba el banco en la capital británica.

La intervención de Botín se producía después de que varios ejecutivos de la casa hicieran una revisión a fondo de la estrategia y el modelo de negocio del grupo, y pasaran revista a sus 10 grandes filiales, a su estructura financiera así como a su política de riesgos.

SANTANDER 2,81 -0,05%

Como ya adelantara la víspera el consejero delegado de Santander, Alfredo Sáenz, la entidad pretende recuperar su nivel de ganancias previo a la crisis a partir de 2014. En concreto, planea desenvolverse en niveles de rentabilidad sobre capital (ROE) del 12% al 14% frente al 9% actual.

Botín apuntó ayer una de las claves para conseguir este objetivo al señalar que "creo que la contribución a beneficios de España puede ser la mayor sorpresa positiva para los inversores en los próximos años". Y fue incluso más allá al añadir que "estoy convencido de que España traerá la sorpresa más positiva para los inversores en próximos años".

El banquero nunca da puntada sin hilo en sus intervenciones públicas. Sus palabras llegan en pleno proceso de adjudicación de Caja Mediterráneo (CAM) y casi en paralelo a la toma de control por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de Novacaixagalicia, Catalunya Caixa y Unnim. Todas estas cajas han pasado a situarse bajo la órbita del Estado y alimentarán una nueva ronda de fusiones bancarias en el país a medio plazo.

Santander se encuentra entre las entidades que ha presentado una oferta por la entidad alicantina, pero Emilio Botín prefirió jugar al despiste sobre su interés por la caja ante las preguntas de los analistas. Por un lado enfrió los ánimos al apuntar que "estudiaremos CAM, pero depende de las condiciones. Con los actuales costes de capital hay que medir mucho para que salgan las cuentas. No compramos para ser grandes, sino para ser rentables". Pero al rato azuzaba las expectativas al reconocer que "si en España subimos de una cuota del 14% al 16% tampoco pasa nada".

El ejecutivo vaticinó que, de cumplirse los niveles de rentabilidad previstos, se logrará "un crecimiento anual del beneficio por acción (BPA) en torno al 10% entre 2011 y 2014. Por lo tanto esperamos poder aumentar la remuneración por acción a partir de 2013". Actualmente se sitúa en 0,60 euros por acción con un pay-out del 50%.

Potencial de la acción

Emilio Botín también prevé que se produzca una revalorización del banco en Bolsa en paralelo al incremento del dividendo. La crisis de deuda soberana europea ha golpeado duramente a Santander, como al resto del sector financiero. Su cotización ha descendido un 21,5% desde enero. Por eso, el directivo insistió en que "el precio actual de la acción no refleja el valor del grupo". En concreto, la entidad cotiza a 0,7 veces su valor en libros. En su opinión, el banco "ofrece una rentabilidad potencial muy atractiva. Santander es una inversión de alta rentabilidad y bajo riesgo".

El crédito inmobiliario en España bajará otro 25%

Matías Rodríguez Inciarte fue el encargado de exponer la política de riesgos de Santander ante los 300 analistas e inversores que acudieron al Día del Inversor de Santander en Londres el pasado viernes. El vicepresidente tercero apuntó que el crédito constituye la espina dorsal del negocio de la entidad al acaparar el 68% de los recursos de capital. Los riesgos de mercado, en contraste, apenas reúnen el 11% y se centran en "actividades de poca complejidad".

La cartera crediticia asciende a 764.600 millones de euros. De ese importe, las hipotecas representan un 41%, las pymes otro 23%, los préstamos al consumo un 16% y el inmobiliario un 8%.

El ejecutivo dedicó buena parte de su tiempo a acotar el impacto de la mora en España. Por un lado, describió el marcado descenso del crédito vivo en el país: de 245.000 a 229.000 millones en apenas un año y medio. El núcleo del ajuste ha recaído sobre el sector promotor, cuya financiación ha bajado de 31.000 a 25.000 millones. Y esta cifra menguará un 25% más: hasta 19.000 millones al acabar 2013.

De media, el banco anota a cierre del pasado junio una mora en España del 4,8%. Pero en las actividades inmobiliarias y de promoción esta ratio alcanza el 21,3%. Una cota que duplica la registrada a cierre de 2009. Santander tiene 9.412 millones entre préstamos fallidos y créditos subestándar en el país. Se encuentran provisionados al 26%.

Posicionamiento estratégico de la entidad

-Diversificación geográfica: adecuado equilibrio entre mercados maduros y emergentes. El banco tiene como meta contar con una cuota de mercado del 10% y situarse entre las primeras tres entidades en los 10 grandes países donde opera.

-Cultura del riesgo prudente, con elevadas provisiones y niveles de reservas y foco en banca comercial para capear bien los ciclos económicos.

-Filiales autónomas en términos de financiación y capital, con las salidas a Bolsa de las subsidiarias. Este esquema crea cortafuegos entre mercados.

-Sistemas corporativos integrados, que permiten sinergias de costes en el grupo.

-Potente imagen de marca para transmitir "fortaleza, confianza y seguridad". Estrecha colaboración con 961 universidades de 15 países.