Mercados

La Bolsa cierra su peor trimestre desde la burbuja tecnológica

El Ibex cede un 17,5% en tres meses de crisis del euro y miedo a otra recesión

Nueve años hacía que la Bolsa española no pasaba tres meses tan duros. Corría el año 2002, cuando el estallido de la burbuja de las puntocom hizo que el Ibex 35 se desplomara un 21,43%. Desde entonces, ni siquiera la quiebra de Lehman Brothers o el fin de la era del ladrillo habían provocado pérdidas tan cuantiosas en un solo trimestre. La debacle griega, que ha puesto en duda el futuro mismo del proyecto europeo, y los cada vez más fundados temores a que el planeta caiga en una segunda recesión sin haber superado la primera, casi lo consiguen. En el tercer trimestre de 2011, el Ibex ha cedido un 17,50%. El viernes, una rebaja del 0,53% lo dejó en 8.546,60 puntos.

Lo cierto es, no obstante, que el parqué madrileño no se ha llevado la peor parte. La férrea Bolsa alemana, el Dax de Fráncfort, se ha dejado por el camino una cuarta parte de su valor (un 25,41)%. Aún peor lo ha tenido Milán, donde el Mibtel ha perdido un 26,51% en plena ofensiva de los mercados contra la deuda italiana. Para el FTSE londinense la caída ha sido del 13,74%, mientras que el Cac parisino ha cedido un 25,12%.

Para las grandes plazas mundiales, la del viernes fue una sesión en negativo que ponía el broche final a un septiembre en rojo y a tres meses fatídicos. Solo la semana redime a las grandes Bolsas (el Ibex ha ganado un 6,87%). Los inversores han celebrado el sí alemán a la ampliación del fondo de rescate del euro (EFSF) y las primeras señales positivas que envía el mercado de deuda soberana en semanas. En estos tres meses, sin embargo, las primas de riesgo han alcanzado límites de pesadilla. El diferencial entre lo que paga España por endeudarse frente a Alemania cerró en junio en 241 puntos básicos, para rebasar los 400 en agosto y acabar el viernes en 324 puntos. La montaña rusa ha sido aún más acusada para Italia, que empezó el verano en 186 puntos, para superar también los 400 al caer en la diana de los mercados. El viernes se situó en 369 puntos, tras una semana repleta de subastas de deuda en las que el Estado ha pagado más que en ocasiones anteriores por emitir títulos públicos.

La peor parte es para el parqué italiano, que cae un 26,51%, y el alemán, que cede el 25,41%

La banca europea, por su fuerte exposición a la maltrecha deuda soberana de la eurozona, ha sido uno de los sectores más castigados. Pendiente de que Bruselas decida lo que costará recapitalizar el sector, las grandes entidades cotizadas del Viejo Continente han perdido un 28,29% en estos tres meses. Aun así, el fantasma de una doble recesión, de cuya inminente venida viene advirtiendo el Fondo Monetario Internacional, ha hundido aún más a las compañías relacionadas con materias primas, que ceden un 31,37% en el trimestre, y a la industria del automóvil, cuyas cotizadas caen un 34,21%. En el caso concreto del Ibex, solo Inditex y Grifols salvan el tercer trimestre en positivo, con subidas del 2,42% y el 1,45%, respectivamente. La mayor caída es de ArcelorMittal, que cede el 49,83%.

El cómputo trimestral también ha resultado negativo al otro lado del charco, donde el Standard & Poor's ha perdido un 14,33%, el Dow Jones, un 12,09% y el Nasdaq, un 12,91%. Pese a los buenos datos del índice de confianza de Michigan, publicados el viernes, Wall Street mantuvo el tono negativo. Nueva York vive estas semanas entre el pesimismo que irradia Europa y la decepción que causó que la Reserva Federal no aprobara un nuevo gran paquete de estímulos, en lugar de optar por un twist entre deuda a corto y largo plazo.

las otras claves

Caen los fondos de inversión. El patrimonio de los fondos de inversión mobiliaria ha descendido un 1,42% en septiembre hasta los 129.484 millones, según los datos provisionales adelantados el viernes por Inverco. La patronal del sector lo achaca a las tensiones soberanas y al temor a otra recesión.

El oro vuelve a niveles de julio. Las dos últimas jornadas que el oro ha vivido al alza no impiden que el metal dorado se encuentre ya en niveles de julio, perdiendo las subidas de dos meses en los que llegó a los 1.900 dólares por onza. El viernes, este valor refugio se situaba en los 1.621 dólares por onza.

El euro, en mínimos de enero. A falta de pruebas fehacientes, la promesa de los líderes europeos de que Grecia seguirá en la eurozona no ha bastado para evitar que el euro siguiera cayendo esta semana hasta cerrar en 1,345 dólares, su mínimo desde enero, cuando el mercado intensificó su ataque a Portugal.

Las cifras

13,31% es la caída que acumula el Ibex en lo que va de año, frente al 20,42% que ha cedido Fráncfort, el 26,46% de Milán o el 21,63% de París.

1,97% es el descenso experimentado por la Bolsa española en el mes de septiembre, mientras que el Dax ha cedido un 4,89%, el Mib un 4,67% y el FTSE, un 4,93%. La caída más grave es la de París, un 8,44%, por el castigo a la banca gala.

7,9% es la rebaja que ha sufrido el barril de Brent en el tercer trimestre del año, pasando de los 112 dólares por barril a 103 dólares el viernes.