La prima de riesgo, en 363 puntos básicos

El Ibex se encomienda a la decisión de la Fed

El parqué madrileño acusa la impaciencia por la decisión de la Reserva Federal sobre nuevas medidas de estímulo. A falta de filtraciones, el selectivo se precipita un 1,82% hasta los 8.210 puntos.

Ilustración de Bolsa
Ilustración de Bolsa

A la espera de señales. La reunión de la Reserva Federal, bajo la expectativa de que tome medidas para estimular la economía, ha mantenido en progresiva tensión a los mercados. Tras una apertura al alza, el Ibex ha optado por rendirse y cierra con una bajada del 1,817%, que le sitúa en 8.210,30 puntos.

Sólo tres valores se han salvado de la quema: Inditex, que sube un 0,95% gracias a unos muy buenos resultados de su primer semestre fiscal; Abertis, con un alza del 0,62%; y Grifols, que rasca un 0,14%. En el extremo opuesto se ubica Mediaset, que se desploma un 6,10%, afectado al igual que todas las empresas de Berlusconi, que hoy expone sus planes de estímulo ante el presidente Napolitano. En la cota del 4% negativo han quedado Sacyr, Gamesa, Indra y Arcelor.

En la apertura, el selectivo parecía dispuesto a no perder la senda del rebote de la última jornada. Poco le han afectado las previsiones del FMI para España y el resto de mundo. El organismo internacional rebajó ayer las perspectivas de crecimiento mundial y advirtió del riesgo de una nueva recesión en algunas economías. En el caso de España, apuntó que cumplirá el objetivo de reducción del déficit este año, pero no lo hará desde 2012.

IBEX 35 8.172,60 0,36%

En medio de la atonía, la impaciencia por la decisión de la Fed -que no ofrecerá su rueda de prensa hasta las 19:00 (hora española)- ha acabado por imponerse en todas las grandes plazas europeas. Algo que ha venido ratificado desde Wall Street, que abría con ganancias pero ha cambiado de signo apenas una hora después de la apertura. Las caídas han llegado al 2,52% en el caso de Frankfurt, mientras que en París, Londres y Milán han superado el 1,5%.

Mientras tanto, en Grecia todo sigue su curso. Tras la videoconferencia de las autoridades griegas con sus rescatadores (el FMI, la UE y el BCE), el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, insistió en que el compromiso del país con el euro es irrevocable y en que afrontará sus problemas fiscales y de estructura económica (que, reconoció, "son un problema para el euro"). Desde Bruselas se filtró que la misión de la Troika aterrizará en Atenas la próxima semana. El Ejecutivo heleno anunciará hoy nuevas medidas.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono heleno a 10 años continúa en un inverosímil 21,53%. España incrementa su prima de riesgo, diferencia que paga por su deuda con respecto a Alemania, en los 363, mientras que la de Italia se aúpa a los 397 puntos un día después de que Standard & Poor's degradara su deuda soberana. El euro, por su parte, sube ligeramente en estos momentos hasta los 1,373 dólares.