Ha solicitado a los sindicatos prescindir de 383 empleos

El grupo PSA pretende reducir un tercio su producción de Villaverde

La dirección de la factoría del grupo automovilístico francés PSA ubicada en Villaverde (Madrid) ha presentado a los sindicatos una batería de medidas para reducir la producción este año y, especialmente, en 2012. Su petición incluye un ERE temporal de 42 días y la reducción de un turno a partir del próximo febrero, que dejará sin trabajo a 383 trabajadores temporales.

El grupo PSA pretende reducir un tercio su producción de Villaverde
El grupo PSA pretende reducir un tercio su producción de Villaverde

Las declaraciones del presidente del grupo automovilístico francés PSA, Philippe Varin, advirtiendo el martes pasado en el diario Le Figaro de posibles reducciones de plantilla por la caída de ventas, ya se han materializado en España. La dirección de la planta madrileña de Villaverde, propiedad de la multinacional, presentó hace 10 días a los trabajadores una propuesta que incluye la supresión de 383 empleos de carácter temporal, según explican a CincoDías miembros del comité de empresa. Por su parte, fuentes oficiales reconocen que se ha abierto un proceso de negociación con los sindicatos, aunque no dieron detalles de las peticiones presentadas por la dirección de la fábrica.

De 450 a 300 coches diarios

Según los representantes de los trabajadores, la empresa ha solicitado la aprobación de un ERE temporal de 42 días entre el próximo 6 de octubre y el 31 de diciembre de 2012, de los que 11 días se aplicarían en lo que queda del presente año y los 31 restantes, durante el próximo ejercicio. El paro afectaría, en caso de aprobarse en los términos presentados por la empresa, a los 2.800 empleados de la actual plantilla, que pararía todo el día.

PSA PEUGEOT CITROEN 17,60 0,57%

Pero la empresa considera que el paro de 31 días no es suficiente para el año próximo. Por tanto, ha solicitado además al comité de empresa que a partir del mes de febrero se suprima uno de los dos turnos a los que trabaja hoy la planta madrileña. Según las fuentes sindicales, actualmente se están fabricando en el primer turno unas 300 unidades de las diversas versiones de la gama completa del Peugeot 207 (tres y cinco puertas, SW y cabriolé) y en el segundo otros 150. Por tanto, la supresión de este último implica una reducción de un tercio de la presente producción, a lo que hay que sumar los modelos que se dejarán de fabricar los días de regulación (otros 10.000 coches). Aunque la factoría no da previsiones de producción, este año podría rondar los 150.000 vehículos.

La reducción de la producción supondrá, según la información aportada por miembros de los sindicatos, un excedente de 383 personas ocupadas con contratos temporales que irán causando baja según vayan cumpliéndose los periodos para los que han sido contratados.

El grupo PSA afronta en lo que va de año caídas en las ventas en Europa, su principal mercado. Según los datos de ACEA, la patronal europea de fabricantes europeos, entre enero y agosto la multinacional francesa ha vendido 1,18 millones de vehículos, lo que arroja un descenso del 6,9% respecto al mismo periodo del pasado ejercicio. La caída afecta tanto a Peugeot (6,75%) como Citroën (7,1%), las dos marcas del grupo.

Los representantes de los trabajadores de la planta exigen, por su parte, inversiones y planes de futuro para la fábrica y, muy especialmente, la concreción de los plazos y planes para la producción de un nuevo modelo. Además, reclaman que las bajas no sean traumáticas, es decir, que sean voluntarias y prejubilaciones.

"Su parte"

Declaraciones de Rafael Prieto

El consejero delegado y director general de Peugeot España, Rafael Prieto, declaró recientemente a este periódico que España debería "aportar su parte" a la reducción de producción anunciada por Philippe Varin.

Cifras sin decidir: el directivo del grupo en España aclaró que no se había establecido "la cifra concreta de reducción" que correspondería a las plantas españolas. Igualmente, matizó que "las medidas que adoptemos no serán ni dramáticas ni extraordinarias".

Las plantas españolas, en alerta continua

La presentación del ERE y la supresión de un turno en la planta madrileña del grupo PSA no es un caso aislado en las factorías españolas. Recientemente, la planta de Opel en Figueruelas comunicó a su comité de empresa un ERE de 62 días, 16 para lo que queda de este año y 46 para el próximo, durante los cuales parará la plantilla al completo.

Desde la empresa matizan que el próximo año supone un ejercicio de transición para la instalación de Zaragoza. A partir de 2013, recobraría su capacidad, pero eso ocurrirá cuando la planta alemana de Eisenach inicie la producción de un nuevo modelo de Opel y se desvíe parte de su producción del Corsa de tres puertas hacía España.

Sin embargo, tanto en Opel como en PSA planea el mismo temor a una desaceleración de la economía europea, lo que golpearía a un sector tan cíclico. Entre enero y agosto, las matriculaciones en Europa han descendido un 1,1%, aunque la caída se ha suavizado por el buen comportamiento de los últimos tres meses, que han anotado crecimientos.

No obstante, los productores europeos mantienen la cautela y reconocen que están muy alerta de cómo va a ir evolucionando el mercado para decidir si ajustan sus producciones. Así, aunque fuentes sindicales afirman que los ERE de Opel y PSA en Villaverde son los únicos anunciados entre las 18 plantas existentes en España, podrían producirse otros si los mercados continúan sin dar muestras de revitalización.

El comportamiento de las ventas es muy dispar dependiendo de las marcas. Algunas disfrutan de crecimientos de dos dígitos (BMW, Nissan, Volvo o Hyundai), mientras otras caen también a dos dígitos como Renault o Fiat o casi como Toyota.