La rentabilidad oscila entre el 3% y el 3,75%

Santander reabre la guerra del pasivo con pagarés al 3,75%

Nueva batalla en la guerra del pasivo. Santander ha lanzado una emisión de pagarés de 5.000 millones, ampliables a 7.500 millones, con una rentabilidad que oscila entre el 3% y el 3,75%.

No solo de depósitos viven los bancos. En plena guerra del pasivo y en un momento en que las entidades financieras sacan sus armas para captar liquidez, la banca opta por otros instrumentos para atraer el dinero y esquivar, ya de paso, la penalización que impuso el Gobierno a los depósitos de alta remuneración. El motivo es claro. Tanto el mercado interbancario como el de deuda están cerrados. En Europa, los bancos no cuentan con liquidez y el Banco Central Europeo y la Reserva Federal han tenido que llegar a un acuerdo para inyectar dólares en la eurozona y frenar así el cierre del grifo.

En este contexto, y pese a que hasta ayer se pensaba que lo que iba a ofrecer era un depósito, Santander ha lanzado una emisión de pagarés de 5.000 millones, ampliables a 7.500 millones.

Según consta en el folleto, que ha sido registrado hoy en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los inversores minoristas podrán contratar pagarés en las oficinas o a través de Banco Banif por un mínimo de 30.000 euros, mientras que los inversores cualificados podrán contratarlos directamente con Santander por un importe mínimo de 100.000 euros.

La emisión dará rendimientos del 3% al 3,75% en un plazo entre 3 y 18 meses. Tal y como informa el portal de finanzas personales HelpMyCash, para importes entre 30.000 y 100.000 euros el banco da un 3,20% TAE (Tasa Anual Equivalente) a 12 meses y un 3,40% TAE a 18 meses. A partir de 100.000 euros, la rentabilidad varía. A 3 meses, Santander da un 3% TAE, a 6 meses ofrece un 3,20%, a 12 meses remunera un 3,60% y a 18 meses, un 3,75%.

Con esta operación, la entidad presidida por Emilio Botín quiere captar dinero nuevo. Además, se garantiza el capital inicial y no tiene comisiones ni por administración ni por mantenimiento.