Estanqueros y productores en contra de la medida

El Gobierno liberaliza la venta de tabaco en las tiendas de conveniencia

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la liberalización de la venta de tabaco en las tiendas de conveniencia (las que abren más de 18 horas diarias durante todo el año) siempre que se realice a través de máquinas expendedoras.

Tal y como se preveía el Gobierno ha liberalizado la venta de tabaco en las tiendas de conveniencia (las que abren más de 18 horas diarias durante todo el año) aunque con un matiz. La venta se tendrá que realizar a través de máquinas expendedoras. Además estas deberán ser inscritas en el listado del Comisionado del mercado del Tabaco don de deberán de indicar el nombre del estanco de su zona del que se va a surtir.

Hasta ahora, la normativa limitaba la distribución sin recargo de este producto especial a estancos y tiendas de conveniencia situadas en gasolineras. La posible modificación de esta situación, que ha sido confirmada hoy, provocó las quejas de estanqueros y productores. En su opinión, la liberalización de la venta de tabaco significaría el desplome del mercado, dado que daría el visto bueno a su distribución en pequeños establecimientos que también abren hasta tarde pero que no siempre cumplen con la normativa de las tiendas 24 horas (los chinos o bazares asiáticos).

"Si el mercado del tabaco ya es difícil de controlar, con esta medida ya sería incontrolable y la entrada de producto falsificado podría ser masiva", apuntó ayer la Unión de Asociaciones de Estanqueros. En la referencia del Consejo de Ministros se indica que el objetivo de la modificación es "permitir un control riguroso" razón por la que se ha incluido la obligatoriedad del registro y de la venta a través de máquinas. De esta forma los únicos establecimientos autorizados para la venta directa de tabaco seguirán siendo los estancos.

Impulso a la comercialización

La opinión de las grandes cadenas distribuidoras es favorable a esta mayor "flexibilidad regulada". Desde Anged, la patronal que reúne a gigantes como Carrefour, Eroski o El Corte Inglés, sosttenían ayer que la venta reglada de productos de fiscalidad especial, como el tabaco y el alcohol, debería abrirse a más establecimientos, puesto que redundaría incluso en una mayor recaudación de cara a las arcas públicas.