Reunión informal de los ministros de Finanzas de la UE

EE UU presiona para liberalizar la ayuda a Grecia ante las reticencias europeas

El secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner, presiona a la UE para que se libere el segundo rescate de Grecia ante el retraso acumulado por la lentitud del proceso de ratificación en los Parlamentos nacionales y las reticencias mostradas por algunos países como Finlandia.

Una eurozona débil es un problema que EE UU ve cada vez como más propio. Ayer fue el acuerdo entre el BCE y la Reserva Federal para inyectar liquidez y hoy es la presencia del secretario del Tesoro norteamericano, Timothy Geithner, en la reunión del Ecofin. Una presencia que de momento está sirviendo para presionar a los ministros de finanzas para que liberen el segundo rescate griego que debería de salir de los 440.000 millones de euros con los que se preveía reforzar el Fondo de Estabilidad Financiera (EFSF en sus siglas en inglés).

Esta reunión informal del Ecofin, que se celebra a lo largo de este fin de semana en la localidad polaca de Wroclaw, tenía como objetivo cerrar una hoja de ruta para Atenas que sirviese para enviar una señal positiva a los mercados. Actualmente el proceso se encuentra encallado a causa de la lentitud de la ratificación en los Parlamentos nacionales y por la exigencia por parte de Finlandia de avales que garanticen su contribución en caso de impago de Atenas.

En esta línea la ministra finlandesa de Finanzas ha señalado hoy que "seguramente negociaremos [la liberalización del segundo plan de rescate], pero desafortunadamente no veo que podamos encontrar una solución hoy". No obstante, se mostró "optimista" de que "se encontrará una solución que todos podamos aceptar". Una polémica en la que ha entrado también la Ministra de Hacienda austriaco, Maria Fekter, que ha insistido en que no se puede excluir que una quiebra de Grecia sea la mejor solución a un rescate muy costoso. La frase saca a la luz las reticencias de su Ejecutivo a seguir financiando a sus socios del sur.

En un intento por calmar las voces críticas, el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha declarado que la reunión del Eurogrupo y la posterior cita de los titulares de la cartera de toda la UE es una "gran oportunidad para enviar una señal muy clara de que estamos en el camino de la implementación del plan". Venizelos ha añadido que la implementación del acuerdo del 21 de julio, cuando los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona concretaron el segundo rescate de Grecia y la flexibilización del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), "es la única vía para avanzar, no solamente para Grecia sino para toda la zona euro".

El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, explicó que los ministros analizarán el estado de la implementación del acuerdo y el cumplimiento de los compromisos por parte de Grecia y, dado que se trata de una reunión informal del Ecofin, habrá tiempo para hablar del futuro y de las medidas que se pueden tomar para lograr una mayor integración fiscal en Europa.

En esta vorágine de declaraciones todo el mundo fija sus ojos en la postura de Berlín. Así, la canciller, Angela Merkel, que no está presente en la reunión, ha declarado que "todo el mundo debe hacer su contribución para garantizar al futuro del euro, incluido Alemania."De todas maneras no parece que en esta ayuda entre la posibilidad de emitir Eurobonos, posibilidad que el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha rechazado insistentemente en las últimas jornadas.