Un estudio revela que el clima para las empresas es óptimo

Los inversores foráneos elevan las previsiones de negocio en España

Los empresarios extranjeros se muestran más optimistas con la posibilidad de hacer negocio en España, según Invest in Spain. Uno de cada tres aumentará su plantilla a lo largo del año, mientras que dos tercios confían en mejorar la facturación respecto al anterior.

Los inversores foráneos elevan las previsiones de negocio en España
Los inversores foráneos elevan las previsiones de negocio en España

El Barómetro del clima de negocios en España, elaborado por Invest in Spain y el IESE augura un buen futuro para la inversión extranjera en los próximos meses. Según este estudio, el 37,2% de los empresarios aumentará este año su inversión en el país, frente al 26,9% que lo hizo el año pasado, mientras que solo un 16,2% espera reducirlo, la mitad que el año 2010.

"Las respuestas sobre las perspectivas de negocio muestran una tendencia optimista", aseguró ayer María Paz Ramos, consejera delegada de Invest In Spain, durante la presentación del barómetro. Casi un 60% de los encuestados prevé un aumento de la facturación al final del ejercicio, más del doble que el año pasado, mientras que el 40% espera elevar las exportaciones.

Las buenas perspectivas redundan en el empleo, ya que un 28% de los encuestados prevé un aumento de sus plantillas, frente al 21% del año anterior. Al mismo tiempo, también disminuye el porcentaje de empresarios que despedirán empleados hasta el 19,6%, ocho puntos porcentuales por debajo de los que lo hicieron en 2010.

"España sigue siendo un destino sólido y consolidado" para los empresarios extranjeros, a pesar de la coyuntura económica, subrayó Ramos, que adelantó que en el segundo trimestre los datos de la inversión en España "serán claramente positivos". En los tres primeros meses del año ya aumentó un 114% respecto al mismo periodo de 2010. "Lo más importante es que se ha conseguido atraer a España inversión nueva, y no aquella relacionada con operaciones de fusión", destacó Ramos, lo que demuestra "el potencial estructural de negocio de España". Sin embargo, el estudio revela que existen "sectores importantes de mejora" que conviene fortalecer.

El barómetro pone de manifiesto que las áreas peor valoradas son la financiación, la rigidez del mercado laboral y los elevados costes del despido y el bajo dominio de los idiomas por parte de los empleados. Estas tres variables empeoraron respecto al año anterior. Sin embargo, la peor nota se la llevan los juzgados mercantiles, por su lentitud en resolver litigios.

En cuanto a los puntos fuertes, los encuestados destacan la calidad de las infraestructuras, como el tren de alta velocidad, los aeropuertos y las carreteras, así como el nivel de las escuelas de negocios y la calidad de vida. Otro aspecto importante para los inversores extranjeros es el bajo coste del personal cualificado, aunque destacan que la formación debería mejorarse.

Potencial exportador

Las empresas extranjeras destacan por su vocación exportadora, indica Invest in Spain, por lo que resultan fundamentales para la balanza comercial del país y contribuyen a modernizar el tejido empresarial español, por su alto valor añadido y la tecnología que incorporan.