La bola de cristal de los índices Médium y Small del Ibex

Esta semana he querido traer un análisis de los índices Médium y Small del Ibex, ya que creo que nos puede dar pistas de cómo fue la tendencia en el rebote de marzo de 2009 y de lo que puede estar por venir en el futuro.

De manera algo simplificada podemos decir que el Ibex 35 está compuesto por las 35 empresas más grandes, el Médium por las 20 siguientes y el Small por las 30 siguientes. Hay que cumplir con una serie de condiciones de capital flotante y liquidez, pero simplificando nos quedamos con la idea de que el Ibex es el índice de las empresas grandes, el Médium de las medianas y el Small de las pequeñas.

Con todo esto, ¿para qué nos puede servir comparar estos índices?, pues en teoría las subidas en bolsa sanas deben ir acompañadas de subidas en todos los valores. Además, mientras las empresas pequeñas y medianas suelen pasarlo peor en las bajadas, en las tendencias alcistas también suelen comportarse mejor. También podemos tener una señal anticipada de que se acercan problemas cuando en un techo se mantiene e incluso sigue subiendo ligeramente el Ibex grande mientras los otros dos empiezan a caer con cierta fuerza. Eso significa que los peces gordos están sosteniendo el mercado con pocos valores (en nuestro mercado lo pueden hacer sosteniendo cuatro o cinco) mientras terminan de distribuir los valores de su cartera.

Pues bien, lo primero que llama la atención es que, mientras el Ibex desde los mínimos de marzo de 2009 subió un 83%, los índices Médium y Small lo hicieron en menor medida, concretamente un 56-57%. Eso de por sí ya era una señal de que se estaba subiendo sobre todo por la compra de valores grandes y sólidos. Es lo normal, solo que el siguiente paso debería haber sido el trasvase de posiciones de esos valores a los más rezagados (medianas y pequeñas empresas) que en tendencias alcistas de largo plazo pueden generar beneficios mayores que las grandes empresas, más seguidas y pesadas. Por decirlo de otro modo, es más fácil que una empresa pequeña suba de 100 a 350 millones de euros en una tendencia alcista a que Telefónica pase de 60.000 a 210.000.

Tras seis meses de subidas casi sin descanso, en septiembre de 2009 se hacía techo y se entraba en un lateral hasta finales de año que solo el Ibex fue capaz de superar ligeramente en lo que fue una ruptura en falso antes de corregir hasta junio de 2010. En dicha corrección, de nuevo el Ibex se comportó más fuerte, casi a la par que el Médium, mientras que el Small llegó a hacer un nuevo mínimo en diciembre de ese año en una clara señal de que el dinero solo entraba en las empresas más grandes. Desde el mínimo de junio el Ibex y el Médium rebotaron un 30% mientras el Small lo hacía en la misma proporción pero partiendo de un nivel bastante inferior.

Para terminar, una vez terminado ese rebote en febrero en el Ibex y el Médium y en abril en el Small volvieron las caídas que nos han llevado a donde estamos ahora. Lo interesante es ver que mientras el Ibex ha rebotado a un 12% de los mínimos de marzo de 2009 y el Médium a un 5%, el Small ha roto ya los mínimos y se ha llegado a alejar un 9% por debajo de ellos en lo que es una muestra más del miedo de los inversores, que huyen de los valores pequeños.

Se ha bajado mucho y parece que va tocando un rebote, pero da la impresión de que lo que vimos desde marzo de 2009 no fue más que un rebote de las caídas de 2007 provocado por las extraordinarias medidas de liquidez que se tomaron por parte de países y bancos centrales, liquidez que se fue a los activos más sólidos y líquidos y que a penas han visto los valores medianos y pequeños.

Ojalá me equivoque, pero creo que la situación actual es una de las más graves de la historia económica y que aún queda mucho por sufrir. Rebotaremos más pronto que tarde, pero me da la impresión de que al igual que el Small ha roto los mínimos de 2009 en posteriores caídas lo podrían hacer el Médium y el Ibex 35. No todo va a ser malo, estoy seguro de que las caídas darán una oportunidad histórica de hacer una cartera a largo plazo desde niveles muy interesantes, con valores sólidos con una rentabilidad por dividendo que hará que a largo plazo sean mejor opción que la renta fija.