La banca ha cerrado más el grifo del crédito

Ordóñez extrema el control de los ratios de liquidez de la banca

No hay liquidez y la situación se agrava. Para evitar nuevos sustos en el sistema financiero, el Banco de España ha extremado la vigilancia de las posiciones de liquidez de las entidades. Desde finales de agosto ha comenzado a solicitar a varios grupos estos ratios diariamente, incidiendo en los recursos captados entre clientes. Hasta ahora las peticiones eran más espaciadas. La banca, mientras, ha cerrado aún más el grifo del crédito desde el pasado mes.

La sequía de los mercados mayoristas es completa. No solo no se emite desde finales de mayo, sino que la actividad en las cámaras de compensación ha descendido y han aumentado las exigencias de las garantías para prestar. Casi no se puede obtener liquidez salvo en la ventanilla del BCE", afirma el responsable de tesorería de un banco.

La situación ha llegado a un punto en el que las entidades financieras han vuelto a dar en este último mes otra vuelta de tuerca a sus ya negativas previsiones de concesión de créditos a familias y empresas, sentencian varias fuentes tanto de bancos como de cajas de ahorros. "No hay liquidez, no hay crédito. Si hace solo dos meses pensábamos que el año podía terminar con una caída del crédito entre el 3% y el 4%, ahora las previsiones son más negativas", declaraba el director financiero de otra entidad.

Este directivo añadía que, dada la situación, "es imposible prestar dinero a las empresas. Es un problema decir a las pymes que no se les puede prestar porque no tenemos fondos".

Ante esta sequía de liquidez y para evitar nuevos sustos en el sistema financiero del país, el Banco de España ha extremado los controles sobre los ratios de liquidez de las entidades financieras, explican fuentes de estas instituciones. El supervisor ha comenzado a pedir desde finales de agosto las posiciones diarias de liquidez, en las que se incluye el nivel de depósitos y créditos y vencimientos de la cartera de deuda emitida, señalan varias fuentes de bancos y cajas.

Otras fuentes reconocen el mayor control del Banco de España sobre las posiciones de liquidez, pero matizan que a ellos les ha pedido que tengan "listos diariamente estos ratios porque se los pueden pedir en cualquier momento, pero no se ha mostrado tan exhaustivo de pedirnos las posiciones de liquidez diariamente".

Afirman, además, que las cámaras de compensación han conseguido aliviar las necesidades de liquidez a corto plazo, "pero no son la panacea. Su actividad ha descendido en las últimas semanas y ya no cubren más del 50% de los vencimientos a corto plazo".

Desde el 31 de mayo ningún banco español ha logrado emitir, a excepción de la filial británica de Santander en Reino Unido. Los vencimientos para lo que queda de 2011 de las entidades que cotizan en el Ibex, junto a Bankia, ascienden a 20.273 millones de euros. El mayor "problema surgirá en 2012 y 2013, con grandes cantidades de vencimientos para la banca española y el mercado no tiene en estos momentos visos de abrirse", añade otra fuente.

Fuentes solventes aseguran que alguna gran entidad española que hasta ahora no había acudido a la ventanilla del BCE para obtener liquidez ha comenzado a hacerlo este trimestre. "No lo necesitamos, pero dada la situación preferimos acudir", reconocía.

Otra de las dificultades es que en 2012 termina la posibilidad de emitir con avales públicos. Desde que comenzó el plan en 2009, el Tesoro ha avalado deuda de entidades financieras por 89.000 millones de euros.

Pese a la difícil situación actual, todo es susceptible de empeorar. Si agosto fue un mes "digno de olvidar para los mercados" como lo define un directivo de un banco mediano, estos últimos días son "terroríficos", señalaba ayer otro ejecutivo.

"Europa pasa en estos días por la crisis más grave desde la instauración del euro y por mucho que el Gobierno español intente tomar medidas para calmar a los mercados la respuesta de estos es negativa. Estamos en sus manos", añadía otro directivo de una caja de ahorros.

Prima de riesgo

El diferencial que exige el mercado a la deuda española respecto a la alemana es seguida con expectación por la banca, puesto que de ello depende el precio al que podrá financiarse. Este indicador, que superó los 400 puntos básicos en agosto, ayer estaba en 359.

Los depósitos no bastan para combatir la sequía

"Cuando se inició la crisis en 2008 todos pensábamos que no se alargaría más allá de 2010. No pensamos en los vencimientos de 2011 en adelante, y mira. Se agudiza la crisis y crecen los vencimientos", afirmaba ayer por la tarde el directivo de un banco. Y recordaba, además, que el próximo año finaliza el programa de avales del Estado, que garantiza las emisiones de los bancos y cajas que lo soliciten. "Lo que puede agravar más la situación. La única solución que queda si todo sigue así es financiarse a través de créditos sin contrapartida, algo que es extremadamente costoso", subraya. "Todo se complica. Y los depósitos tampoco pueden compensar ya la sequía de los mercados. Cada vez es más costoso conseguir depósitos de los clientes y los márgenes siguen deteriorándose. Y encima la morosidad sigue creciendo", declara uno de los directivos consultados.