Merkel y Sarkozy, "convencidos" de que Grecia seguirá en el euro

Alemania condiciona al ajuste griego los próximos pagos del rescate

Los líderes del eje franco-alemán, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, han respaldado hoy "totalmente" los acuerdos alcanzados el pasado mes de julio por los que se ampliaba el fondo de rescate permanente y se diferían los plazos de los préstamos a Grecia. En una conversación telefónica a tres con el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, los líderes de Alemania y Francia dieron así por descartada la bancarrota del país mediterráneo oriental. Con todo, Merkel ha condicionado el pago de los siguientes tramos del rescate griego al cumplimiento del programa de ajuste.

La portavocía del Elíseo ha comunicado que tanto Sarkozy como Merkel están "convencidos" de que Grecia debe seguir en el euro. "El presidente de la República y la canciller han subrayado que hoy es más indispensable que nunca implantar completamente las decisiones adoptadas el 21 de julio por los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro para asegurar la estabilidad de esta última", reza el comunicado.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, ha condicionado el pago de los siguientes tramos del rescate griego al cumplimiento de las condiciones presupuestarias anejas al mismo. El portavoz del gobierno alemán Steffen Seibert ha explicado que Merkel "está convencida de que el futuro de Grecia está dentro de la zona euro", y que la canciller ha insistido al primer ministro griego que el cumplimiento del programa de ajuste exigido a Atenas es "más esencial que nunca" y condiciona el pago de los próximos tramos de la ayuda.

En la esperada conversación telefónica a tres bandas celebrada esta tarde, Grecia ha destacado su voluntad de acatar las exigencias del eje franco alemán en materia de ajuste fiscal, a cambio de recibir el préstamo de la UE y el FMI. "Grecia es parte integral de la zona euro y sus recientes decisiones orientadas a cumplir los objetivos presupuestarios ayudarán a proteger su economía", ha declarado el gobierno griego en un comunicado al término de la 'conference call' entre el primer ministro Yorgos Papandreu, la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Según los comunicados Merkel, Sarkozy y Papandreu "secundan completamente" las decisiones de la cumbre europea de julio, en la que los responsables políticos acordaron ampliar hasta los 780.000 millones de euros el fondo de rescate permanente, al tiempo que ampliaban su campo de acción permitiéndole recapitalizar entidades financieras e intervenir en el mercado secundario en circunstancias excepcionales.

En la cumbre del 21 de julio, se pactó además extender la maduración de los préstamos a Grecia desde 7,5 años hasta un rango entre 15 y 30, lo que facilitaría su devolución. Además, se extendieron esas maduraciones y los tipos de interés pactados con Atenas a los préstamos a los otros dos países rescatados, Irlanda y Portugal.