Máximo histórico

Grecia paga un 109% de interés por su deuda a un año

Los rumores de una posible quiebra de Grecia son cada vez más frecuentes y la división en el seno del BCE no ayuda a calmar las aguas. El país heleno paga ya un 109% de interés por su deuda a un año, máximo histórico, en una jornada en la que la prima de riesgo de los países periféricos de la zona euro vuelve a resentirse.

La posibilidad de que Grecia suspenda pagos y las disputas internas en el Banco Central Europeo han vuelto a poner en jaque la deuda de los países periféricos.

El domingo, y pese a los esfuerzos de Grecia por atajar los rumores de quiebra, responsables alemanes ya hablaban abiertamente de "bancarrota ordenada" de Grecia y, según el ministro alemán de Economía, Philipp Roesler, uno de los principales socios de Gobierno de Angela Merkel, esa circunstancia no debe ser un "tabú". Asimismo, el pasado viernes, el economista jefe del BCE, Jürgen Stark, dimitió por supuestas discrepancias con el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, y otros miembros de la directiva del banco, especialmente por la reciente reanudación del programa de compra de deuda soberana de los países de la eurozona.

En este contexto, el país heleno se ve obligado a aumentar la rentabilidad de sus bonos a un año hasta el máximo histórico del 109,49%, en contraste con el 97,96% que remuneraba el pasado viernes. A 10 años, Grecia paga un 20,81%.

Por su parte, la deuda de algunas economías de la zona euro también se resiente. La prima de riesgo española (el diferencial entre los bonos españoles a 10 años respecto a los alemanes al mismo plazo) se eleva hasta 351 puntos básicos, mientras que la rentabilidad de su bono escala hasta el 5,23%. El 'spread' de Italia se sitúa ya en 375, con sus bonos remunerando un 5,47%. No son los únicos periféricos que acusan los temores a una quiebra de Grecia. Irlanda, Portugal y Bélgica también ven como se amplían sus diferenciales con la sólida deuda alemana.

Pero no todos salen perjudicados. La sólida deuda alemana consigue rebajar la rentabilidad de su deuda a 10 años hasta mínimos históricos. El país germano consigue rebajar el tipo de interés hasta el 1,71%.