Emilio Butragueño. Director de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid

"El gran deportista debería ocupar puestos de gestión"

El directivo del Real Madrid aboga por que la sociedad aproveche más a sus deportistas. "Quien ha demostrado capacidad de superación, cuenta con talento para gestionar", remarca

El actual director de relaciones institucionales del Real Madrid y máximo responsable de la Escuela de Estudios Universitarios desde 2009 considera "muy positivo que el mundo del deporte se relacione con el mundo académico". æpermil;l es un ejemplo de ello. Tras dar nombre a una generación de futbolistas (La Quinta del Buitre) y marcar 213 goles en 564 partidos con el Real Madrid, se licenció en Empresariales y es máster en Gestión de Entidades Deportivas por la Universidad de California (UCLA).

¿Cómo surgió la idea de crear la escuela?

En 2004 pensamos que no sería una mala idea intentar compartir los conocimientos del Real Madrid con la sociedad a través de las aulas, pero no fue hasta 2006 cuando firmamos un acuerdo con la Universidad Europea de Madrid, que gracias a pertenecer al grupo Laureate, nos ofrecía la internacionalización que buscábamos.

¿Cuál es su oferta en España? ¿Alguna novedad para este curso?

Aquí en España lo que tenemos son másteres en cuatro áreas: salud, gestión, comunicación y deporte. Este año vamos a iniciar un máster de Medicina en Entidades Deportivas. En el resto de los 12 países donde estamos, tenemos grados y posgrados. En breve abriremos en tres más (Japón, Malasia y EE UU).

¿Pueden ser estos estudios una alternativa para los deportistas que se retiran?

Creo que es muy importante para un deportista y para la sociedad ofrecer salidas profesionales adecuadas. Cuando alguien ha llegado a ser relevante y exitoso en una carrera deportiva es porque ha demostrado una enorme capacidad de superación, un gran manejo de las emociones y normalmente, presenta una actitud noble ante la vida. Todos ellos son valores muy útiles en cualquier ámbito. De ahí que sea muy importante para la sociedad recuperar a los deportistas para otras funciones al retirarse.

¿Cómo reconvertir ese talento?

Para eso primero debe haber voluntad del deportista, pero el segundo capítulo a mejorar es que la sociedad le ofrezca esa posibilidad de reciclaje. Es vital, porque mientras estás en la alta competición resulta casi imposible estudiar. Creo que es un asunto aún pendiente de resolver. Sé que el Consejo Superior de Deportes está haciendo un gran esfuerzo con un programa especial dedicado a esta actividad y ese debe ser el camino. El gran deportista debería ocupar el día de mañana puestos de gestión. No hablo solo de jugadores de fútbol, sino también de atletas, tenistas o piragüistas.

Usted estudió Empresariales mientras jugaba, ¿el deportista puede sacar tiempo para formarse?

Yo tuve suerte porque vivía en mi ciudad y podía acudir a la facultad de vez en cuando y eso me permitía seguir en contacto y conseguir apuntes. Pero lo que diría a los jóvenes de hoy en día es que se formen porque vivimos en un mundo competitivo y la formación es fundamental. Lo que nos hace diferentes es la capacidad de crear y pensar, y cada día es una oportunidad de crecer. Hay mucho tiempo que utilizamos mal. Y luego hay algo muy importante que es la satisfacción personal, uno convive consigo mismo y si progresas, uno se siente más completo y mejor.

¿Ha habido jugadores que hayan ya iniciado estudios en la escuela?

Sí, ya ha habido algún jugador que una vez retirado ha participado en nuestros programas. El año pasado Víctor Sánchez del Amo, exjugador del Real Madrid y del Deportivo, se convirtió en alumno del MBA Gestión Deportiva.

¿Han pensado acuerdos con clubes o federaciones para ofrecer estos estudios a deportistas en activo?

Lo cierto es que hemos comenzado hace poco, cinco años. Es importante que la calidad de la enseñanza sea alta y ofrezca el prestigio que buscamos. Para eso es muy importante que los alumnos que terminan se vayan satisfechos y sean ellos nuestros mejores comerciales. Ahora estamos en ese proceso. Aun así, sí que nos hemos dirigido a algún club para ofrecer nuestros servicios.

Con el 40% de los jóvenes en desempleo, ¿existe mucha demanda por estos estudios?

Sí, la demanda ha sido muy creciente a pesar de la grave crisis económica y estamos más o menos satisfechos. Todos nuestros programas incluyen prácticas que la escuela provee. El Master's Degree in Sports Physiotherapy, por ejemplo, incluye prácticas en nuestra sede de Valdebebas. Además, la ratio de la Universidad Europea de Madrid de estudiantes que encuentran empleo es muy alto, rozando el 98%.

"Un tercio de los ingresos se generan en Marketing"

¿Cómo ha cambiado la gestión del deporte?

Muchísimo. En 1984 no existía ni el director de comunicación ni el departamento de marketing. La generación de ingresos del club dependía en un 75% de las taquillas. Los partidos no se televisaban. Hoy el departamento de marketing genera una tercera parte de los ingresos del equipo y las emisiones de televisión, otra tercera parte. El gran crecimiento que se ha producido en el mundo del fútbol viene fundamentalmente por la explosión de los medios de comunicación y la interconexión del mundo global. El departamento de marketing empezó a poner en valor todos los derechos de imagen que el club tenía latentes y no habían sido utilizados.

¿Cómo influyó la llegada de Florentino Pérez?

El presidente es ingeniero y cuando llegó al club empezó a desplegar sus ideas empresariales. Su aparición supuso un cambio en la gestión. Los grandes clubes como el Real Madrid empiezan un camino y luego la industria los sigue. Creo que así lo hizo. El equipo se transformó en una organización que desarrolló una gran inteligencia interna para intentar instrumentalizar de la mejor manera posible todos los recursos que el Real Madrid ofrecía, entre ellos, la marca. Su llegada supuso una gran transformación.

¿Qué impronta pretende dejar en la escuela?

Este es un proyecto en el que el equipo tiene una especial ilusión. Los estudiantes tienen que sentir que el Real Madrid está presente. En estos dos años hemos intentado y conseguido que la relación del club con la escuela fuera extremadamente fluida, y el uso de las instalaciones para actividades universitarias fuera cada vez mayor. Ese ha sido uno de mis objetivos, que la universidad sintiera el respaldo del Real Madrid y que ésta también se esforzara para llegar a los límites que el equipo pretende en calidad y rigurosidad. Ambas partes estamos contentas.