El Ibex pierde un 1,61%, hasta los 7.963; la prima de riesgo se modera hasta los 334

Caen los 8.000 puntos

Los 8.000 puntos, derribados. Los intentos de rebote se han quedado en nada, el miedo a más problemas económicos han pesado más y el Ibex ha cerrado con una caída del 1,61%, en los 7.936,4 puntos, mínimo desde el 31 de marzo de 2009. La prima de riesgo ha bajado ligeramente, hasta los 334 puntos, desde los 340 de ayer.

Los mercados están desolados, nada los saca de su profunda depresión. Las órdenes de venta han vuelto a arrasar las Bolsas, el Ibex 35 ha perforado los 8.000 puntos y los escenarios para el futuro varían entre los malos y los peores. Los primeros momentos fueron titubeantes y en un momento de ensoñación el Ibex llegó a subir un 1%, superando con holgura los 8.100 puntos. Pero el espejismo duró muy poco.

Ni siquiera los datos económicos publicados en Estados Unidos aplacaron a los inversores. A las 16.00 (hora española), se publicó el ISM no manufacturero de agosto, un indicador que mide la evolución del sector servicios. Sorprendió porque, en contra de las previsiones, subió hasta los 53,3 puntos, cuando se esperaba que cayera hasta los 51 desde los 52,7 de julio. Sí, hubo una cierta reacción y el Ibex redujo los números rojos hasta el entorno del 0,5%. Pero fue cuestión de unos minutos.

Y es que el miedo a una segunda recesión no se esfuma por un buen dato. Las hipótesis, estimaciones o profecías varían de intensidad y dramatismo según quién sea el portavoz. Lo indiscutible es el tono negativo. La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aseguró el domingo que el riesgo de que la economía mundial vuelva a entrar en recesión era "inminente". El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, dijo que la Unión Europea crecerá de forma modesta pero sin caer en una recesión. Y hoy, su homónimo del Banco Mundial es optimista con EE UU pero alerta de los riesgos en Europa.

IBEX 35 6.796,90 -1,40%

Solo siete valores del Ibex se han salvado de la tormenta bajista: Grifols, Acciona, Amadeus, Acerinox, Técnicas Reunidas, Banco Popular y Abertis. El resto ha sufrido fuertes retrocesos, que han llegado hasta el más del 5% de Sacyr Vallehermoso. El índice ha cerrado con una caída del 1,61%, hasta situarse en 7.936,4 puntos, mínimos desde el 31 de marzo de 2009. Se han movido 2.367,2 millones de euros en la Bolsa, por debajo de la media diaria de 3.077,8 millones correspondiente a agosto.

Igualmente, los principales parqués del Viejo Continente, salvo Londres, han sucumbido a las pérdidas: el Cac francés ha bajado un 1,13% y el Dax alemán, un 1%. En Wall Street, las pérdidas se acentuaban al cierre de la sesión europea. El S&P 500 y el Nasdaq caían en torno a un 2%.

Quedan muchas incertidumbres por resolver a lo largo de la semana. Sus desenlaces serán cruciales para decidir el futuro inmediato de las Bolsas. Mañana a las 20.00 (hora española), se publicará el Libro Beige en Estados Unidos, un informe sobre la evolución económica del país elaborado por cada uno de los bancos de la Reserva Federal (Fed) del país. El jueves, se reúne el BCE y comparecerá Jean-Claude Trichet, lo que añade incertidumbre.

Las dudas sobre el segundo rescate griego -qué porcentaje del sector privado aceptará finalmente el canje de deuda- continúan echando más pólvora al fuego. Un incendio en los mercados del Viejo Continente que no encontró alivio en Wall Street, cerrado por festivo. Las caídas rondaron ayer el 5% en todas las Bolsas europeas.

Según Lagarde, la capacidad de actuación es ahora menor que hace dos años y que hace falta recapitalizar la banca europea, que necesitaría unos 200.000 millones de euros adicionales. Precisamente fue la banca la más penalizada en la jornada de ayer, con caídas cercanas al 6%. El sector sufren también por los nuevos incrementos del riesgo de insolvencia en Grecia, que ayer anunció que no podrá cumplir con los objetivos de déficit marcados para este año.

Deuda, oro, euro y franco

El mercado de deuda volvió a entrar en combustión ayer y parece que ya no es suficiente con la actividad del BCE en el mercado secundario. La confianza hacia la capacidad de Italia para cumplir las promesas de austeridad también está en la picota y su riesgo país se sitúa ya por encima del español. Su bono paga unos intereses de más del 5,5% y su prima supera ha llegado a superar los 370 puntos. El riesgo país español se ha moderado hasta los 334 puntos frente los 340 del cierre de ayer y el bono se coloca en los 5,2%.

Los valores refugio conservan su tirón. El oro marca su enésimo récord del verano (1.907 dólares por onza). En cuanto al bund alemán, la compra masiva de su sólida deuda ha vuelto a llevar su rentabilidad a un mínimo histórico: del 1,84%. El franco suizo, otro de los refugios en épocas de tormenta, ha sido intervenido por el Banco Nacional de Suiza ante su desmedida apreciación.

Los analistas esperan un mes de septiembre duro en términos bursátiles. "De momento, las Bolsas seguirán muy tensas, sobre reaccionado a cualquier mala noticia que se conozca. Insistimos, solamente una rápida reacción por parte de políticos y bancos centrales puede evitar en estos momentos que la corrección continúe. Las atractivas valoraciones de muchas compañías, mientras eso no ocurra, serán ignoradas por los inversores", señalan desde Link Securities.

Ayer, el BCE insistió en que es vital implementar con urgencia los acuerdos alcanzados en la cumbre europea del pasado mes de julio. Pero la autoridad monetaria no solo da consejos, sino que también los recibe. Cada vez más economistas piden al banco emisor que corrija su política monetaria y baje los tipos de interés. Pasa mañana se verá por dónde respira Trichet. El euro, mientras, continúa 1,401 dólares frente a los 1,41 de ayer.