Acometerán reformas en sus estadios

Madrid y Barça, a la caza del aficionado 'vip'

Los dos clubes de fútbol más importantes del país también rivalizarán por tener el estadio más moderno. Real Madrid y Barcelona remodelarán sus actuales sedes para convertirlas en unas grandes fuentes de ingresos.

Maqueta del estadio del FC Barcelona ideada por Norman Foster
Maqueta del estadio del FC Barcelona ideada por Norman Foster

El cara a cara entre Madrid y Barcelona va más allá de los resultados deportivos. Los dos clubes más poderosos de España y Europa también compiten por ser el que más ingresos genera -por ahora, una batalla ganada por los madridistas-, y en un futuro no muy lejano lo harán también por tener el estadio más moderno, y por tanto, el que más dinero genera.

La utilidad de los estadios ya no se reduce sólo a proporcionar un asiento para contemplar los partidos del equipo en cuestión. Se han convertido en un filón, gracias a la instalación de palcos privados, tiendas o museos. En este último caso, el del Real Madrid está entre los cinco más visitados de la capital, a la altura del Thyssen. Pero los planes de futuro van más allá, y tienen al aficionado de alto poder adquisitivo como principal objetivo.

El diario AS informa hoy de que el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, presentará ante sus socios una profunda remodelación el Santiago Bernabéu, que contempla la edificación de una "zona de ocio" de 30.000 metros cuadrados, con un centro comercial con tiendas de lujo, restaurantes y un hotel de cinco estrella en la cara del estadio que da al Paseo de la Castellana. Además, estudian la instalación de un techo retráctil que cubriría la totalidad de las localidades. En la ctualidad, el estadio madridista genera el 25% de los ingresos, gracias a las ventas de abonos y a las cuotas de los socios, la venta de entradas y las localidades VIP. Según especifica la web Eurosport, la reforma le permitiría al club blanco ingresar unos 100 millones al año, y en ella participaría el arquitecto Frank Owen Gehry, responsable del Museo Guggenheim de Bilbao.

Al mismo tiempo, el encargado del área económica del F.C. Barcelona, Joan Moix, ha informado de que el club plantea una ampliación del Camp Nou en 10.000 localidades en la zona de tribuna, así como la instalación de nuevas zonas de restaurantes y palcos privados. El directivo también ha confirmado la construcción de un nuevo palacio de deportes, cuyo coste sería de unos 75 millones de euros, y cuya viabilidad está en estudio. De llevarse a cabo, sería la primera pieza de lo que se ha bautizado como Espai Barça (Espacio Barça), que incluye las tres instalaciones deportivas ubicadas en la zona de Les Corts: el propio palacio de deportes, el remodelado Camp Nou y el Miniestadi.

Hace cuatro años Norman Foster diseñaba lo que sería el Camp Nou del futuro, que incluía una remodelación de toda su fachada exterior, y una ampliación en el aforo de 10.000 asientos, aunque 4.000 de ellos destinados a palcos privados. Un proyecto impulsado por la anterior Junta Directiva barcelonista, encabezada por Joan Laporta, y cuyo coste ascendía a 250 millones de euros. Una obra faraónica que la directiva actual ha descartado.