Los dos clubes, ante su gran cita en la Champions
Rivalidad.
Rivalidad.

Real Madrid y Barça, rivales en los balances

Real Madrid y Fútbol Club Barcelona son las dos superpotencias futbolísticas del momento. Esta afirmación quizás encuentre réplica en el campo de fútbol. En el económico, son los dos clubes deportivos más ricos del planeta, con dos estilos diferenciados

Madrid y Barça representan estilos futbolísticos bien diferentes: uno, el toque y el juego combinativo; otro, la velocidad y el contragolpe. Pero las distancias entre ambas instituciones no sólo quedan reflejadas en el aspecto deportivo. Sus cuentas, analizadas por el profesor de la Universidad de Barcelona, José Mª Gay de Liébana, muestran diferentes estilos de gestión, y también diferentes estados de "salud financiera".

La contabilidad de ambos clubes parte de una gran capacidad de generar ingresos. De hecho, Real Madrid y Barcelona fueron los dos clubes de Europa que más dinero ganaron en la temporada 2009/2010: 438,6 millones el primero por 398,1 millones el segundo, una media de un 8,8% más que en la anterior. Su origen es bien diferente en cada caso. La fuente principal del conjunto blanco es la aportación de sus socios y abonados, que generan un montante de 148,6 millones, el 34,6% del total, mientras que los ingresos televisivos del Barça, 157,6 millones, supusieron el 42,4% de todo lo ingresado. En concepto de cuotas de socios y abonados, el club culé sólo ingresó 51 millones, casi 100 menos que el Madrid, mientra que éste ingresa 21 millones menos en conceptos televisivos. Que el nombre de la Liga Española depende de estos dos clubes queda demostrado con el siguiente dato: ellos solos generan el 50% de las ganancias de la Primera División (llamada Liga BBVA).

Estos elevados ingresos no suponen unos grandes beneficios. Todo lo contrario, ya que sus gastos son también muy pronunciados, "exagerados" según el informe del profesor Gay de Liébana. El Madrid gastó un total de 432 millones, generando un resultado de explotación positivo de seis millones de euros, mientras que el Barça tuvo unos costes de 459 millones, con un resultado de explotación negativo de 61,2 millones. En ambos casos, los resultados ordinarios son negativos, de siete millones en el Madrid por 72,4 en los culés, debido a elevados gastos financieros.

Según el informe, "esos modelos económicos no son sostenibles. El nivel de los gastos de explotación de Madrid y Barça podrían poner en jaque sus cuentas si su marcha deportiva se erosionara". Los salarios son los gastos principales en ambos clubes: el 63,2% del total en la entidad catalana (234,8 millones), y el 44,7% en los blancos (192,3 millones). El resultado neto del Real Madrid es positivo en 24 millones, gracias a unos ingresos extraordinarios de 38 millones generados de la venta de jugadores. Por el contrario, el Barcelona cerró el ejercicio con un resultado negativo cercano a los 80 millones.

Balances con estructuras diferentes

Los balances de situación de ambos clubes dejan a las claras sus diferencias en cuanto financiación. Sus activos presentan una misma proporción, con el 78% de activo no corriente y el 22 % de corriente, aunque con cantidades distantes. El Real Madrid invierte 687 millones en activo fijo, por 380 el Barça, y 193 en corriente, por 110 los culés. Sin embargo, la deuda a corto plazo del Barça representa el 89% del pasivo total, más del doble que la del Madrid, del 43%. Los blancos tienen una deuda a largo plazo mayor, un 32%, pero el Barça genera un patrimonio negativo del 12% para compensar el 23% de su pasivo a largo plazo.

La delicada situación contable del equipo catalán ya fue reconocida en julio del año pasado, después de que el actual presidente de la entidad, Sandro Rosell, accediera al cargo en sustitución de Joan Laporta. Entonces, Rosell denunció "tensiones de tesorería", y firmó un crédito sindicado de 155 millones de euros con diez entidades financieras para hacer frente a los compromisos a corto plazo. Como reconoce el informe de Gay de Liébana, el préstamo ayuda a facilitar el control de su deuda a corto. En el pasado mes de octubre, durante la última asamblea de socios compromisarios, se aprobó ejercer una acción social de responsabilidad contra la junta directiva anterior, presidida por Laporta, al considerar que en las cuentas hay gastos sin justificar de millones de euros, acumulando 48 millones de pérdidas durante sus siete años de mandato.

Sin embargo, y pese a que el Real Madrid presenta una mejor salud financiera y patrimonial, su deuda total es mayor: 660 millones frente a 549 del Barça. Esto provoca que el club culé cubra con sus ingresos de explotación el 72% de su deuda, mientras que el club madrileño lo hace en un 66%, debido a la política de cantera blaugrana, que repercute en un menor endeudamiento. Según el informe, "el club azulgrana está en mejores condiciones para dominar su deuda".