La operación ha supuesto un desembolso cercano a los 1.200 millones

Pemex formaliza la compra en el mercado de un 4,6% más de Repsol

Pemex culminó el viernes la compra de un 4,6% adicional de Repsol, en línea con el objetivo anunciado a principios de semana tras su pacto con Sacyr. La petrolera mexicana controla ya el 9,43% del grupo español

Pemex formaliza la compra en el mercado de un 4,6% más de Repsol
Pemex formaliza la compra en el mercado de un 4,6% más de Repsol

La petrolera estatal mexicana Pemex ya controla un 9,43% de Repsol, muy cerca del 9,8% que se ha marcado como techo tras el pacto alcanzado con Sacyr para tratar de ganar peso en la gestión del grupo español y arrinconar a su actual presidente, Antonio Brufau.

Según comunicó el viernes Pemex a la CNMV, la compañía ha comprado en el mercado 56,37 millones de acciones de Repsol, representativas de un 4,62% de su capital, a través de operaciones con diversas entidades como HSBC, Crédit Agricole, Natixis e Inbursa (grupo financiero del empresario Carlos Slim). El asesor financiero de la transacción ha sido Crédit Agricole.

El precio desembolsado por la compañía pública ronda los 1.200 millones de euros. Al precio al que cerraron las acciones de Repsol el viernes, el 5% adicional que Pemex se comprometió a adquirir vale 1.208 millones de euros.

REPSOL 5,34 2,18%

Fuentes del mercado apuntaron a que la petrolera mexicana ya tenía anunciadas las compras antes del lunes, cuando el pacto con Sacyr se hizo público. Y es que, a lo largo de esta semana, el número de acciones de Repsol que se han negociado en la Bolsa ronda los 45 millones.

Contactos en varios frentes

La petrolera mexicana Pemex no solo se ha movido en los mercados esta semana. También lo ha hecho a nivel político. Tras entrevistarse con el ministro de Industria, Miguel Sebastián, el viernes trascendió que responsables de la petrolera también se han puesto en contacto con el coordinador económico del PP, Cristóbal Montoro, para sondear su posición respecto a los movimientos en Repsol.

Desde el PP ya han advertido que mantienen algunas reservas sobre las formas de la operación, sobre todo por el momento escogido (justo antes de las elecciones generales). En todo caso, no se han posicionado ni a favor ni en contra.

Por su parte, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, sigue moviéndose para tratar de frenar la operación puesta en marcha por la constructora y su socio mexicano. El directivo ya se ha reunido con el presidente de La Caixa y consejero de la petrolera, Isidro Fainé, para analizar la situación en la compañía después del anuncio de Sacyr y Pemex, desvelaron en fuentes conocedoras de los contactos, informa Europa Press.

Oficialmente, tanto desde Repsol como desde La Caixa rehusaron confirmar la existencia del encuentro con el argumento de que forma parte de la agenda privada de los directivos. En todo caso, recordaron que son frecuentes las reuniones entre ambos.

La Caixa tiene un paquete del 12,97% en Repsol y capacidad para decantar la pugna de poder por la actual dirección o por la alianza entre Sacyr y Pemex. Oficialmente, la entidad, a través de CaixaBank, se ha limitado a decir que se pronunciará sobre el nuevo acuerdo "en su momento" y en el seno del consejo de la petrolera, que no está previsto que se reúna antes del próximo día 28.

Además de la presencia de La Caixa en Repsol, en cuyo consejo cuenta con dos representantes, Fainé y Juan María Nin, la entidad dispone de un acuerdo parasocial con la petrolera para el control conjunto de Gas Natural Fenosa.

En virtud de este acuerdo, la hipotética venta de una participación en Gas Natural Fenosa superior al 5% por parte de Repsol pondría en entredicho el propio pacto parasocial, firmado por las partes a comienzos del año 2000.

Las especulaciones acerca de una posible desinversión en Gas Natural Fenosa cobraron fuerza esta semana cuando Sacyr y Pemex anunciaron su acuerdo para extraer el "verdadero potencial" de la empresa.

Repsol mantiene una participación de un 30% en el capital social de Gas Natural Fenosa y un cambio en su dirección, como pretenden los nuevos socios, podría afectar a esta inversión, que en la actualidad tiene una valoración cercana a los 4.000 millones de euros a precios de mercado.

Consejo extraordinario en YPF para tratar el pacto

El Gobierno argentino ha solicitado al consejo de administración de YPF (participada en un 58,2% por Repsol) la convocatoria de una reunión extraordinaria en la que participen Sacyr y Pemex para estudiar los efectos del acuerdo de sindicación entre estos dos socios de la petrolera y sus efectos sobre la actividad en Argentina.

El Ejecutivo argentino está especialmente interesado en conocer el impacto de este acuerdo sobre aspectos como las inversiones y la producción de la petrolera, según un comunicado emitido por la Casa Rosada.

El ministro de Planificación, Julio de Vido, "convoca, por medio del representante del Estado argentino en el directorio de YPF (el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio, Roberto Baratta), a una reunión de directorio extraordinaria con las autoridades de Repsol, de Sacyr Vallehermoso y de Pemex", afirma el comunicado.

El encuentro se refiere a "la difusión pública de informaciones que advierten sobre un posible cambio de composición accionarial en Repsol" y el Gobierno realiza la convocatoria "haciendo uso de sus facultades de controlador de las empresas proveedoras de energía en Argentina". El Ejecutivo mantiene una acción de oro en la petrolera

El objetivo de la reunión es que "las compañías informen y precisen, en breve, si la modificación accionarial generaría algún tipo de impacto o variación en los planes de inversión y producción o algún otro tipo de cambio en YPF", añade el texto.

YPF está participada además por el grupo Petersen (25,4% por ciento), propiedad de la familia Ezkenazi, que mantiene buenas relaciones con el Gobierno de Cristina Fernández.

Las cifras

9,8% es el porcentaje del capital de Repsol que se ha fijado como objetivo alcanzar Pemex.

1.208 millones de euros es el valor a precios de mercado del 5% adicional que tenía que comprar la petrolera mexicana.

29,8% es el total de derechos de voto que controlarán Pemex y Sacyr tras el pacto alcanzado para sindicar sus participaciones en Repsol.