PSOE y PP aprueban en solitario el cambio constitucional

La reforma sale adelante; CiU y PNV no han votado

Aprobada la reforma constitucional, pero solo con PP, PSOE y UPN. Los diputados de CiU, a los que se había un pacto in extremis para que se abstuvieran, han optado por no votar, al igual que los del PNV.

Reforma de la Constitución
Reforma de la Constitución

El Pleno del Congreso ha aprobado la reforma del artículo 135 de la Constitución para incluir el principio de estabilidad presupuestaria con los votos a favor de PSOE y PP, a los que únicamente se han sumado los dos diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN), como ya sucedió el pasado martes en el debate de toma en consideración. Al final, la reforma ha recabado el apoyo de 316 votos (PSOE, PP y UPN) por cinco en contra (CC, UPyD y dos del PSOE, uno del ex sindicalista Antonio Gutiérrez).

Los dos partidos mayoritarios no han logrado atraer el apoyo de CiU, con la que estuvieron negociando hasta el último momento e incluso ofrecieron dos enmiendas transaccionales que no pudieron votarse porque fueron vetadas por Izquierda Unida.

Al final, los nacionalistas catalanes finalmente optaron por no participar en la votación, igual que han hecho tanto Izquierda Unida como el PNV han renunciado a votar, aunque todos sus diputados han permanecido dentro del hemiciclo. Por contra, los representantes de ERC, BNG, ICV y Nafarroa Bai han abandonado el Salón de Plenos antes de la votación.

Tras el visto bueno del Congreso, que tiene lugar pocos días después de una reciente recomendación francoalemana, la reforma constitucional continuará su periplo legislativo, trasladándose al Senado, previsiblemente el próximo 6 de septiembre.

Con la introducción de esta regla fiscal, el Parlamento español reformará del artículo 135 de la Constitución para incluir el principio de estabilidad presupuestaria, que impedirá, mediante ley orgánica, un déficit superior al 0,4% del producto interior bruto a partir de 2020 para el conjunto de las administraciones públicas. Esta reforma, que partía del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, encontró eco en la canciller alemana, Angela Merkel, quien el jueves felicitó personalmente al jefe del Ejecutivo español por la iniciativa.

La peor crisis en 80 años

El portavoz del PSOE reiteró que con esta reforma se pretende proteger la estabilidad de la zona de euro y las políticas sociales ante los embates de la crisis económica. "Necesitamos esta reforma para garantizar el bienestar de los ciudadanos. En España y en el conjunto de la Unión Europea no podemos permitirnos dilación alguna", dijo José Antonio Alonso.

Por su parte, la portavoz del PP defendió la reforma al considerarla urgente e imprescindible ante la gravedad de la situación económica y financiera. "La reforma que presentamos es imprescindible para la recuperación económica, clave para financiar el estado del bienestar y esencial para respaldar la confianza en nuestro país", dijo Soraya Sanz de Santamaría.

Los partidos minoritarios en el Congreso, los principales sindicatos por afiliación -Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores- y varias plataformas ciudadanas se han opuesto enérgicamente a esta reforma por considerar que golpea el estado del bienestar además de abordarse al margen del voto ciudadano por no incluir un referéndum.

De hecho, los dos sindicatos mayoritarios han convocado diversas concentraciones y movilizaciones entre el 31 de agosto y el 6 de septiembre para exigir un referéndum para la modificación de la Constitución. Hasta ahora, la Carta Magna española solo ha experimentado desde su promulgación en 1978 una reforma por el procedimiento de urgencia cuando en 1992 fue adaptada al Tratado de Maastricht para que pudieran votar los extranjeros en elecciones locales.