Blanco defiende el acuerdo para reformar la Constitución

"Hay que hacer todo lo posible para protegernos de otro agosto"

El ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, ha defendido tras el Consejo de Ministros la reforma de la Constitución y ha alertado de los graves riesgos a los que se habría enfrentado España sin este paso.

"Tenemos que hacer todo lo posible para protegernos de meses tan difíciles como ha sido agosto", ha asegurado el ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El alto cargo no sólo ha defendido la reforma, sino que ha alertado de lo que podía pasar de no haber emprendido el camino para limitar el déficit en la Constitución. "De no hacerlo, los riesgos son tan evidentes como graves" ha agregado. Y ha asegurado que el tiempo le dará la razón. "Cuando se analice con suficiente perspectiva histórica, se verá la necesidad de tomar esta medida".

Blanco ha respaldado la necesidad de que España se incluya entre los países que honran la estabilidad presupuestaria, algo "imprescindible aquí y ahora para salir de la crisis". Además, aplacar a los mercados con eso y reducir la prima de riesgo, rebajará el montante a pagar en intereses. En cambio "si hay que pagar más por la deuda, significa que habrá menos dinero para nuestra educación o nuestra salud".

El papel de CiU

También ha lamentado la actitud de CiU, que finalmente no ha votado la reforma, pese a las negociaciones contrarreloj para que al menos se abstuviera que se han mantenido tanto desde el PSOE como desde el PP con esta formación. De cara al futuro, el alto cargo no ve "ámbitos para poder alcanzar" un nuevo acuerdo con los nacionalistas catalanes. "Hubo un ámbito para el acuerdo", ha señalado, "pero creo que muchas enmiendas que han planteado [para acceder a la reforma] son incompatibles con el sentido que los constitucionalistas dieron a la Constitución".

Para el portavoz, el objetivo de esta reforma es acometerla de forma rápida y con determinación, y plantearse escenarios como el que ha abierto CiU tras la votación de volver a intentar un pacto en el Senado puede romper esos principios.