El Gobierno transalpino quiere también la cárcel para los grandes evasores

La declaración de la renta de los italianos será visible en Internet

El ministro de Economía, Giulio Tremonti, ha presentado hoy las enmiendas que introducen los cambios y confirma la supresión del llamado "impuesto de solidaridad". Se creará también un impuesto adicional sobre las empresas del sector energético, con el que se pretenden recaudar 1.800 millones de euros.

El Gobierno italiano ha presentado hoy las nuevas medidas que incluirá en su plan de ajuste presupuestario, entre las que se encuentra la publicación en Internet de las declaraciones de las rentas de los contribuyentes y la pena de cárcel para quienes evadan más de tres millones de euros. .

Tras varias divergencias entre los socios en el Gobierno de Silvio Berlusconi por el plan de ajuste bienal (2012-2013) presentado en agosto por un valor de 45.500 millones, se han decidido eliminar algunas de las medidas polémicas cambiando de forma sustancial el proyecto. Según el Gobierno, ahora está más enfocado a llegar al equilibrio presupuestario gracias a la lucha contra la evasión fiscal.

El ministro de Economía, Giulio Tremonti, ha sido el encargado de presentar hoy a la comisión en el Senado las enmiendas que introducen los cambios. Se confirma la supresión del llamado "impuesto de solidaridad", con el que el Gobierno quería gravar de forma adicional las rentas más altas. Esta tasa adicional pretendía aumentar en un 5% los impuestos para las rentas anuales que superaran los 90.000 euros y en un 10% las que sobrepasaran los 150.000 euros.

"Los recursos que llegarán de las nuevas medidas contra la evasión serán iguales a lo que habremos ingresado con el impuesto de solidaridad", ha explicadoTremonti, que no ha aclarado cuánto esperan recaudar en la lucha a los evasores. El ministro ha confirmado la introducción de la llamada "Robin Hood Tax", un impuesto adicional que pagarán las empresas del sector energético y con el que se pretenden recaudar 1.800 millones de euros, que serán destinados a paliar los recortes que han sufrido los entes locales, según el delegado.

Otra novedad es el intento de combatir la evasión fiscal y recoger así los fondos necesarios para el equilibrio presupuestario, de forma que se introducirán penas de cárcel para quienes hayan evadido cifras superiores a los 3 millones de euros. Además, los ayuntamientos podrán publicar en sus páginas de Internet las declaraciones de las rentas de sus contribuyentes y los italianos estarán obligados en sus declaraciones a especificar con qué bancos han realizado movimientos de dinero.

Los analistas aseguran que con la eliminación de algunas de las medidas del proyecto inicial, faltarían entre 5.000 y 9.000 millones de euros para llegar al equilibrio presupuestario. Sin embargo, Tremonti cree que con este plan se llegará igualmente a los 45.500 millones previstos en el plan de ajuste para los años 2012-2013.

Mientras el proyecto de ley llegará el martes 6 de septiembre al Senado para comenzar su aprobación, el malestar sigue creciendo en varios sectores que consideran "injustas" las medidas. Para el mismo 6 de septiembre, el sindicato de base CGIL, el mayor de Italia, ya ha convocado una huelga general y los otros dos sindicatos mayoritarios, CIS e UIL, anunciaron que se reunirán para decidir posibles movilizaciones. Los recortes a los entes locales han hecho enfurecer también a los alcaldes y el de Roma, Gianni Alemanno, que pertenece al partido gubernamental, ha calificado el plan de ajuste como "inaceptable" e "insatisfactorio".